fbpx Vecinos de La Movediza ruegan que el Municipio se apiade de ellos y solucione el problema del agua – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Vecinos de La Movediza ruegan que el Municipio se apiade de ellos y solucione el problema del agua

Con las temperaturas agobiantes que azotaron la ciudad durante las últimas jornadas sufrieron el no tener un servicio tan esencial como el agua. Aseguran que este verano la problemática se agravó y cada vez pasan más horas sin el servicio. Ni siquiera los que tienen tanque de reserva logran abastecerse durante todo el día. “Hay que estar sin agua con 40 grados de calor”, dijo una frentista.

Mariano Leunda

Lo que parece ser una postal repetida verano tras verano, es en verdad un clamor de un grupo de vecinos que año tras año reitera un pedido de tener algo tan esencial y básico como el agua. Con jornadas agobiantes que superan ampliamente los 30 grados el reclamo de los frentistas es más bien un ruego, el pedido de que alguno de los funcionarios que detrás de un escritorio digitan la vida de los ciudadanos tenga un poco de compasión y una empatía tal que le permita imaginar lo que es vivir sin un servicio tan fundamental como el agua.

Los vecinos de la zona atraviesan la problemática de falta de agua hace años, pero aseguran que este verano la situación empeoró. Desde el Municipio argumentan que eso se debe a que la pandemia generó que mucha gente no salga de vacaciones, lo cual incrementó considerablemente la demanda de piscinas.

Eso por supuesto no sucede en La Movediza donde lo máximo que puede verse en alguna casa es alguna que otra pileta de lona de pequeñas dimensiones. Sin embargo, ellos son los que padecen el supuesto incremento de demanda de agua de sectores de la sociedad más privilegiados, los cuales por supuesto no padecen la falta del servicio.

Mientras el agua sí alcanza para las flamantes piscinas, las familias de la Movediza esperan hasta la 1 o 2 de la mañana para tener un poco de agua que les permita cocinar y bañarse. Con mucha suerte y viento a favor el agua alcanzará también para lavar un poco de ropa, pero no siempre. A veces no alcanzará tampoco para que todos los miembros de las familias, muchas de ellas numerosas, puedan darse una ducha y deberán esperar a tener más suerte el día siguiente.

Mayormente las familias del barrio no tiene tanque de reserva. En su momento no han podido comprarlos y hoy en día aseguran que el valor es muy elevado para poder adquirir uno con los salarios que perciben. Muchos de ellos trabajan en negro, viven al día y otros se han quedado sin trabajo debido a la pandemia. Eso hace muy compleja la situación.

Los que tienen tanque, sin embargo, aseguran que tampoco les alcanza el agua de reserva para hacer frente a la demanda diaria.

“No se puede estar así”

Carolina Montoya, vecina de Iraola al 700, explicó que están todos los días de la semana sin agua desde la mañana temprano y que el servicio no se restablece hasta la medianoche.

Joana Jara contó que un mes atrás cuando El Eco de Tandil publicó una nota exponiendo la problemática estuvieron una semana “con agua con normalidad” y después volvieron a cortarla todos los días como sucede habitualmente.

“No se puede estar así, porque llega gente de trabajar y ni siquiera se pueden bañar. A la noche tenemos que llenar latas, para cocinar, para lavar, para tomar, para el baño. Encima un termo no alcanza para todos los que somos en la casa, somos cinco nosotros no nos alcanza”, expuso.

Los tanques de reserva

Por su lado, Carolina Montoya explicó que nunca pudieron comprar los tanques de reserva porque “son carísimos, ahora está 40 o 50 mil pesos. El Municipio nunca nos ayudó con eso”.

Y aseguró que reside en el barrio desde que nació y el problema del agua estuvo siempre.

En tanto, Mariela Marcelo recordó que tiempo atrás el Municipio hizo “una donación de tanques pero para la otra parte de La Movediza. Acá no llego ni uno, sé que dieron como 20, todo para la parte de atrás del barrio”.

“Lo único que pedimos es que no nos corten más el agua”, solicitó.

“A veces los nenes se acuestan sin comer y sin bañarse”

Jorge Alberto Risso indicó que “yo soy uno de los más viejos acá, de año 45, 46 que vivimos a vivir al barrio. Cuando el Gobierno hizo el barrio militar en 1946 nosotros con mi señora y mi mama íbamos a lavar la ropa al manantial de La Movediza, porque no había agua, y teníamos un pozo que tiene 67 metros pero cuando se cortaban las vertientes no había agua”.

Expuso que hoy en día él no padece el problema porque reside donde se encuentra el caño madre, en Santa Cruz e Iraola, pero lamentó que tanto los vecinos de Iraola al 700, como muchos otros de varios puntos del barrio padezcan el inconveniente.

“Todas estas conexiones son reglamentarias y el pozo madre está debajo de la rotonda de Cerro Leones, que es el que manda el agua para acá, que a su vez iban a comprar otra bomba para mandar más agua pero por lo visto no compraron nada”, sostuvo.

Claudia Domínguez contó que “a veces no nos podemos bañar, a la comida la tenemos que hacer a la 1 de la mañana. No podemos sacar el agua de la pileta para hacer de comer, y para bañarte tampoco, esa agua se puede usar para el baño solamente”.

Joana Jara aseguró que la situación se agrava considerablemente cuando hace calor, ya que el agua se corta aún más temprano de lo normal y para las 9 ya no cuentan con el servicio.

Por otra parte, Jorge Risso enfatizó el hecho de que en la zona no se ve gente lavando autos o regando la calle, por lo cual no podrían decir desde el Municipio que hay un mal uso del servicio.

“El problema es que no llega el agua, hay que hacer obras, para solucionar el inconveniente”, recalcó.

Domíguez señaló que desde el Municipio cada vez que reclaman les dicen que tienen que comprarse tanques, pero admitió que “no tenemos dinero para comprar un tanque”.

Mariela Marcelo explicó que en su caso, trabaja por hora y gana 200 pesos pero con el tema de la pandemia tiene menos trabajo y a veces solamente trabaja dos o tres veces por semana.

Jorge Risso sostuvo que “acá ninguno tiene trabajo efectivo. Todos tienen trabajos de albañilería o alguna changa, todo en negro, no es como otros años que había fábricas y otros tipo de trabajos. Yo me jubilé después de 40 años de trabajar en una fábrica pero ahora la situación del país es diferente”.

“Hay que estar sin agua con 40 grados de calor”

Mariela Marcelo contó que “tengo que comprar un bidón de agua mineral para tener para mi beba porque no le puedo dar de la canilla porque muchas veces sale turbia, marrón a la mañana y no la podés hervir, hay que gastar en un bidón de agua para consumo y me tiene que durar una semana, para la mamadera de la nena, para hacer de comer”.

Jara expuso que ayer el agua llegó a las 2, así que se fue a dormir sin bañarse pero a las 4 se tuvo que levantar a ducharse porque no aguantaba más el calor.

Claudia Domínguez contó que tiene 7 hijos y en su casa son 14 en total. Y admitió que “a veces se acuestan sin comer y sin bañarse mis nenes porque no hay agua, es terrible”.

Además, aseguró que la primera hora y media que vuelve el agua por la noche tiene muy poca presión.

Joana Jara explicó que “para usar el lavarropa hay que levantarse a las 5, 6 de la mañana. Hay que estar sin agua con 40 grados de calor, es insoportable”.

En Formosa al 1700

Por su parte, Daniel Orellano, vecino de Formosa al 1700, contó que tienen el mismo problema y lo mismo le sucede a todos los frentistas de la manzana.

“Estamos tratando de reunirnos para reclamar soluciones, juntar firmas. La mayoría no tenemos tanque y los que tienen no les alcanza para todo el día, tienen que estar cuidando el agua”, expuso y lamentó que todos los años padecen la misma situación.

En tanto, Daniel Alejandro Rassich de La Pastora al 1800 explicó que en su caso tiene tanque de reserva pero igualmente no le alcanza el agua.

“No llega el agua al tanque porque no tiene presión directamente, se corta todo literalmente. Todos los días pasa lo mismo, no se puede estar así y menos con 40 grados de calor que hizo estos días”, afirmó.

Y consideró que “éste es uno de los peores años, porque anteriormente se cortaba un rato pero ahora es de las 9 de la mañana hasta las 23 y uno no se puede bañar porque no hay agua, es una cosa de locos”.

“Sería bueno que lo solucionen porque el agua es algo fundamental.  Es uno de los recursos más necesarios, yo no tengo ni pelopincho, está bien que el que tenga pileta la use pero nosotros que la usamos para bañarnos y lo básico no puede ser que no tengamos. Llega sin presión y muchas noches no llega a llenarse el tanque”, aseguró.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario