Vialidad nacional publicó el llamado a licitación para la millonaria obra sobre la Ruta 226

Ruta 226.

Archivo

El Gobierno nacional publicó ayer en el Boletín Oficial el llamado a licitación pública para la obra sobre la Ruta Nacional 226, entre otras, en el marco del proyecto Red de Autopistas y Rutas Seguras que lleva adelante a través del sistema de Participación Público Privada (PPP).

En la primera etapa, el ambicioso plan contempla los corredores viales: A, que incluye obras en las rutas 3, desde Las Flores hasta Coronel Dorrego, y en la 226 en el tramo que va desde Balcarce hasta el cruce con la Ruta 51; B; C; E; F; y “Sur” (conjuntamente, los “corredores viales nacionales”).

El subsecretario de Planeamiento y Obras Públicas del Municipio, Luciano Lafosse, compartió con El Eco de Tandil los detalles de las intervenciones que afectarán directamente a los vecinos de la ciudad.

En primer lugar, contó que la semana pasada se comunicó con autoridades de Vialidad nacional, quienes le plantearon la decisión que se tomó respecto a la traza de la Ruta 226, en el tramo que atraviesa la ciudad.

Sobre el proceso previo, recordó que “el 8 de enero fuimos convocados a una audiencia pública en Azul por el proyecto del Corredor A, que incluye la Ruta Nacional 226, entre las ciudades de Balcarce y Olavarría; y la Ruta Nacional 3, entre Las Flores y Coronel Dorrego. Después se analizó puntualmente la traza en cada ciudad”.

Para el caso de Tandil, indicó que desde Vialidad presentaron una carpeta con dos proyectos: “correr la traza hasta avenida Circunvalación; y el otro, hacer una autovía en la traza actual con doble carril de ida y vuelta, con colectoras a los costados”.

Desde el Municipio, en tanto, Lafosse confirmó que se presentó “una propuesta superadora, que era llevar a distinto nivel el tránsito de la ruta de lo que sería la traza de la ciudad. Esto fue tomado e inclusive se planteó un retraso en la licitación que iba a ser el 18 de enero”.

“Ahora –detalló- lo que nos plantean es no hacer todo ese trayecto de un viaducto entre las calles Buenos Aires hasta Reforma Universitaria, sino algo más acotado, que es el paso sobre nivel sobre los accesos de Rauch, Espora y Falucho”.

Concretamente, el funcionario comunal explicó que “en esos lugares se elevaría la ruta y las conexiones de la ciudad quedarían a nivel, donde están las rotondas. Y además el proyecto incluye un ensanchamiento de las colectoras para que sean de ida y vuelta”.

Confirmó luego que “todo el trayecto de doble vía es entre 1500 metros antes de la rotonda de Reforma Universitaria y llegaría hasta la rotonda de la Ruta 30. Todo ese tramo será doble mano de ida y vuelta, y hacia Azul y Balcarce será ruta segura, es decir, doble carril en cada mano, y en lugares puntuales en los que se hace difícil el sobrepaso, está prevista la incorporación de un tercer carril para facilitarlo”, detalló el subsecretario.

Consultado sobre la inversión total prevista para el Corredor Vial A, Lafosse aclaró que desde el Municipio no tienen la cifra precisa. “Ese dato no nos lo dieron”, dijo. Aunque trascendió que el total de la inversión para todo el Corredor A implicaría unos mil millones de dólares.

“Estamos
conformes”

Seguidamente, el subsecretario de Planeamiento y Obras Públicas comunal afirmó que si bien están “conformes” con el diseño final, les hubiera gustado avanzar más con “el tema de hacer un viaducto que sea todo aéreo”.

No obstante, desde el Municipio dijo que entienden que es “una propuesta más cara y esto es un consenso e igualmente permite la permeabilidad de la ciudad por debajo de la ruta”.

Por otro lado, anticipó que además de las intervenciones mencionadas, el proyecto contempla otras mejoras en “puntos críticos”, como el acceso a la Base Aérea, a Gardey y a Cerro Federación. “En esos puntos va a haber algún tipo de intervención. Desde Vialidad nos dijeron que los iban a estar contemplando. Nosotros propusimos una solución técnica puntual para el acceso a la Base con un medio trébol y que pasaran a distinto nivel”.

Precisó que también “se contempló la iluminación de la rotonda de las rutas 226 y 30, aunque no fue parte de la audiencia pública, pero en charlas posteriores se conversó y acercamos ese reclamo”.

Próximos pasos

Por último, en cuanto al proceso licitatorio, Lafosse remarcó que “estamos hablando de más de 700 kilómetros de ruta, en algunos casos con doble mano. Es una obra inmensa y difícil de dimensionar para los valores que estamos manejando en general”.

En efecto, contó que desde Vialidad le transmitieron que “es probable que la capacidad financiera de una empresa no alcance y que tengan que haber uniones de empresas. Con lo cual, un determinado día se abrirían los sobres para ver cuáles pueden ser las que pueden llegar a competir y posteriormente las empresas o uniones de empresas que queden en competencia, se les abriría esa propuesta económica”.

Calculó entonces que “en 45 o 50 días vamos a saber quiénes pueden llegar a ser los adjudicatarios y, a partir de allí, tienen que armar un estudio para terminar el proyecto ejecutivo. Lo que se está licitando es a una escala de anteproyecto, con lo cual, después hay que tener muchísima más precisión respecto de cada una de las obras. Seguramente en julio habrá algún tipo de obrador trabajando en todo este corredor”.

El subsecretario Luciano Lafosse brindó detalles de las intervenciones que el Gobierno nacional prevé ejecutar sobre la Ruta Nacional 226.

Los detalles de
la resolución

En la Resolución 147-E/2018, el Administrador General de la Dirección Nacional determina “el llamado a licitación pública nacional e internacional con el objeto de contratar el diseño, construcción, ampliación, mejora, reparación, remodelación, operación, mantenimiento y explotación comercial de los corredores viales nacionales descriptos en el Anexo I que forma parte integrante de la presente medida, bajo el régimen de la Ley de Participación Público Privada 27.328 y su Decreto Reglamentario 118 de fecha 17 de febrero de 2017, y su modificatorio Decreto 936 de fecha de fecha 14 de noviembre de 2017 para el Proyecto “Red de Autopistas y Rutas Seguras PPP – Etapa 1”.

La documentación necesaria –el PBCG, los PBCP y el contrato PPP y sus anexos- podrá consultarse y descargarse de la página web de la Dirección Nacional de Vialidad; y/o de la página web de la Subsecretaría de Participación Público Privada.

Además, cualquier persona interesada podrá concurrir al domicilio de la Dirección Nacional de Vialidad, sito en avenida Julio A. Roca 738, piso 10, en el horario de 10 a 16, a los efectos de tomar vista y/o retirar el PBCG y los PBCP y el resto de la documentación licitatoria. El costo de reproducción de los mismos deberá ser afrontado por el interesado y la suma abonada no será devuelta bajo ningún concepto.

La presentación de las ofertas deberá realizarse en avenida Julio A. Roca 738, PB, en el horario de 9 a 11, el 3 de abril de 2018. Finalizada la recepción de las ofertas, se procederá a la apertura del sobre 1.

Objetivos de las obras:

• Mejorar la calidad de vida de los usuarios de la zona del Proyecto PPP.
• Mejorar las condiciones de transitabilidad para los usuarios de la las rutas involucradas en el proyecto.
• Favorecer al traslado de la producción.
• Reducir los costos de operación de los vehículos.
• Reducir el nivel de accidentes.
Plazo:
• El período de análisis considerado es de 15 años. El año de comienzo es el 2018.

Beneficiarios directos del proyecto:

Las obras previstas para el Corredor Vial A tienen como principal objetivo descongestionar el tránsito que existe actualmente en las rutas que integran el Corredor Vial y brindar una mayor seguridad para los usuarios disminuyendo los índices de accidentes de tránsito.

Cabe recordar que por la Ruta Nacional 3, entre Las Flores y Coronel Dorrego, y por la Ruta Nacional 226, entre Azul y Olavarría, circula un alto nivel de tránsito con un gran porcentaje de vehículos pesados, en especial de camiones transportando agregados pétreos, cal y cemento en dirección a la Ciudad de Buenos Aires y las ciudades que integran el Gran Buenos Aires, como así también granos a los puertos de Rosario (al Norte) o de Bahía Blanca (al Sur).

Esta situación hace que la ruta en cuestión se torne difícil de transitar e insegura.

Por otra parte, la Ruta Nacional 226 vincula diversas ciudades de la provincia de Buenos Aires con importantes ciudades turísticas como lo son Mar del Plata, Balcarce y Tandil. Las obras previstas beneficiarán a la economía y la calidad de vida de la gente. También contribuirá a la seguridad vial de los ciudadanos residentes en las localidades de la zona.

Mediante la construcción de las obras, se pretende reducir los tiempos de viaje y los costos de operación de vehículos, mejorando las condiciones de accesibilidad y conectividad de los circuitos de actividad económica y productiva de la zona de influencia.

De esta forma, se apoya la consolidación de uno de los corredores viales estratégicos del país, con obras de aumento de capacidad que permitirán mejorar la seguridad vial y fluidez de las rutas que integran el Corredor Vial.

Los principales beneficiarios de la obra son los habitantes de las ciudades y localidades que se desarrollan sobre las rutas que integran el Corredor Vial.

Las acciones previstas en el Proyecto PPP beneficiarán a los usuarios directos de la ruta: conductores y pasajeros de vehículos particulares, transportes de pasajeros y transporte de carga.

En conjunto este proyecto se ha orientado con el propósito de beneficiar a los habitantes de la zona, quienes obtendrán los mayores resultados por estar en el área directamente a intervenir.

Las principales localidades y ciudades que se desarrollan sobre el Corredor Vial son:

Por la Ruta Nacional 3: Las Flores, Cacharí, Azul, Benito Juárez, Gonzales Chaves, Tres Arroyos, Coronel Dorrego; y por la Ruta Nacional 226: Mar del Plata, Sierra de los Padres, Balcarce, Tandil, Azul, Olavarría.

Por otro lado, dentro del contexto de desarrollo integrado, también se beneficiará a los habitantes de otros centros poblados los cuales son parte del Corredor Vial A. También es importante tener en cuenta que la Ruta 3 vincula las ciudades de Buenos Aires y Bahía Blanca y la 226 las ciudades de Mar del Plata y Olavarría.

Beneficiarios indirectos del proyecto:

La obra es parte de uno de los corredores de carga más importantes para la región. Por esa razón, la proporción de camiones que circula por la Ruta 3 y por el tramo de la 226 entre Azul y Olavarría es superior a la media nacional. Por lo tanto, se puede determinar que indirectamente se pueden beneficiar los usuarios de la provincia de Buenos Aires, como a su vez, los habitantes de provincias vecinas.

Así quedaría el nuevo trazado:

El documento publicado:

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario