fbpx Para la fiscal, Garay no necesitó ayuda para matar a golpes y enterrar a Navila – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis
CHASCOMÚS

Para la fiscal, Garay no necesitó ayuda para matar a golpes y enterrar a Navila

La fiscal que investiga el femicidio de la adolescente Navila Garay (15) dijo que cree que el jardinero Néstor Garay fue el único autor del crimen, ya que por su actividad y el tipo de herramientas que poseía no necesitaba ayuda para matar a golpes y enterrar el cuerpo de víctima.

Navila Garay, la víctima.

El Eco

“Justamente por la ocupación de esta persona (Garay) no me resulta extraño que haya hecho la excavación solo, ni que haya cometido solo el hecho, ya que Navila (15) era de contextura chica y además él está acostumbrado a trabajar con herramientas. No me parece que necesitara de otra persona, aunque no descarto una ayuda anterior o posterior”, dijo la fiscal del caso, Daniela Bertoletti.

En las últimas horas llegaron a manos de la fiscal las imágenes tomadas por cámaras se seguridad de Chascomús, en las que se ve cuando la tarde del 10 de septiembre Garay traslada a una persona, presumiblemente la adolescente, a bordo de su moto roja en dirección al Barrio Parque donde la adolescente fue asesinada de 17 mazazos en el cráneo.

La primera imagen fue registrada por una cámara ubicada en las calles Perón y Dolores y se ve el paso de la moto del acusado en dirección norte-sur hacia la avenida Costanera.

Una segunda pasada fue registrada en la rotonda de la avenida Costanera y Artigas, de oeste a este, donde se ve a dos personas a bordo de la moto que se dirige hacia el Barrio Parque.

En tanto, una tercera imagen toma el paso del rodado por la avenida Costanera y la calle Chávez y su ingreso a ese barrio a las 18:27 del martes 10 de septiembre.

“Recién obtenemos las imágenes de cómo ella (Navila) habría llegado a ese lugar. Es objeto de investigación determinar si habían ido antes alguna vez, ya que Garay tiene las llaves del portón y del galponcito donde sucedieron los hechos”, agregó Bertoletti en diálogo con el canal TN.

 

“Trato frecuente”

 

Consultada sobre la relación entre la víctima y el acusado, la fiscal dijo que por un lado existía un “parentesco lejano” y, por otro, un “trato frecuente”.

Al respecto mencionó que el fin de semana previo a desaparecer, la adolescente cenó en la casa del jardinero y que, incluso, el mismo 10 de septiembre le dijo a su abuela que iba a lo de “Lito”, tal como se apoda el jardinero.

“Lo que manifiestan familiares y gente del entorno es que tenían algún tipo de relación con fines sexuales requerida por él, en lo que entiendo abusivo”, sostuvo la funcionaria judicial.

Sobre el jardinero Garay, Bertoletti dijo que no tiene antecedentes ni denuncias en su contra, ni por violencia ni por facilitación de la prostitución.

La fiscal agregó que además de las investigaciones sobre el jardinero, se llevó adelante una pesquisa en el domicilio de pareja de éste y una requisa en el vehículo en busca de establecer si existió algún vínculo con el hecho, aunque aún sin resultados y con peritajes pendientes de resolución.

Además la policía procura localizar todavía el teléfono celular de Navila y su mochila.

Si bien Bertoletti dijo que a esta atura de la pesquisa no es lo más importante determinar el móvil del femicidio, adelantó que debe ahondar en algunas cuestiones vinculadas a la situación familiar de la adolescente, por lo que tiene previstas reuniones con personas de su entorno.

Navila Garay fue hallada asesinada a golpes y enterrada el pasado domingo en una casaquinta situada en Mercedes 707 de Chascomús, donde el jardinero trabajaba en el mantenimiento del parque, contratado por los dueños que viven en el partido de Berazategui.

 

Los últimos minutos

 

De acuerdo a la reconstrucción del hecho, el 10 de septiembre la menor de edad se fue en un remís hasta la casa de Garay -quien pagó el traslado- y desde allí fue llevada en moto por el acusado hasta el lugar donde fue asesinada.

Según la autopsia, la adolescente recibió 17 mazazos en la cabeza que le provocaron fracturas y hemorragias, aunque no se evidenciaron signos de un ataque sexual.

La fiscal detalló que el pozo donde se encontró el cadáver tenía unos “60 centímetros de profundidad”, que estaba “tapado con escombros, rama y tierra” y que fue advertido por la dueña de casa que llegó de manera sorpresiva y denunció el hecho ante la policía.

Esa mujer contó que días antes Garay la había llamado para pedirle enterrar en su jardín a un perrito muerto. (Télam)

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario