fbpx Necrológicas – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Necrológicas

V JOSÉ ANDRÉS POULSEN

Su existencia se ubicó en San Manuel, dónde surgió a la vida el 25 de octubre de 1938. Allí se desarrolló su infancia, allí floreció su adolescencia como agropecuario y el 31 mayo de 1960 se casó con Nilda Magdalena Bonzon, con quien armó su familia, con el amor como bandera. Tuvo tres hijos: Ana Graciela, Alejandro Andrés y Andrea Viviana.

Pasaron los años, el hogar recibió a nuevos miembros, los nietos que lo cubrieron a José de ternura, risas y de alegría: Gabriela Silvina, Claudia Verena, Ana Yanel, Paola Rocío y Carlos Xavier Echaide; Verónica Ariana, Pablo e Ivana Piedrabuena.

Los niños que acunó y disfrutó se hicieron adultos y como una corriente renovadora, llegaron los bisnietos: Jaqueline, Alex, Milagros, Agustín, Tomás, Thiago, Mía, Bautista, Priscila, Julieta, Benjamín, Christian, Francisco, Joaquín y Lucía, por parte de Ana Graciela; Julián y Gerónimo por parte de Andrea Viviana.

El cuidó a su esposa hasta que falleció y volcó su capacidad de amar en todos los de su sangre. Gustaba sentirlos cerca, y sentirse justicieramente, el centro vital de la familia. Su hogar fue su altar.

José Andrés Poulsen murió en Necochea el 29 de enero de 2020 y sus restos fueron sepultados en el cementerio de su querido San Manuel.

 

V MABEL PENNA DE CANO

Días atrás falleció la señora Mabel Cano, causando su deceso una profunda tristeza entres sus seres queridos y amigos. Su familia acercó hasta nuestra redacción el siguiente texto con el que la recuerdan.

“Te fuiste de este mundo, pero no como un rumbo desconocido. Solo quedó tu cuerpo en un sepulcro dormido.

En ese sepulcro negro hoy hay historias de tu vida, es a mí a quien pertenecen.

Fuiste mi imagen querida, hoy, brazos, piernas, todo inerte, ya tu cuerpo no camina.

Quine tantos consejos diste en la Parroquia del Carmen. Hoy te encuentras de partida, quiera el Señor, en el santo cielo te reciba, con amor y con ternura. Jesús”.

 

V ILDA ANA BENZA

Nació en Tres Arroyos en el año 1930, radicándose en Tandil hacía 15 años y sintiéndose oriunda de esta ciudad. Supo hacer frente a las adversidades de la vida cuando perdió a su marido y a su hijo trágicamente.

De una profunda entereza e inmejorables ganas de vivir, siempre estuvo para apoyar a su familia y nunca los abandonó en los peores momentos.

En sus últimos años su mayor alegría era disfrutar de su nieto Franco. “Te recordaremos por siempre con todo nuestro amor. Liliana, Franco y Agustín”.

 

V RICARDO ALBERTO RUIZ LASTA

Nació el 4 de julio de 1938 en San Cayetano y a los 19 años se radicó en Tandil. Un cinéfilo de alma que integró Grupo Cine, se carteó con Fellini y Montanari. Fanático del jazz y en los últimos años había descubierto el tango. Fue muy amigo de sus amigos e indiferente a sus enemigos.

“Ricardo se fue a vivir en el corazón de Facundo, Olivia, Joaquín, Felipe y Sara; y su amigo Hugo que lo acompañó en todo momento”.

 

V ALFREDO OSCAR ZANONI

Alfredo Oscar Zanoni, nació el 4 de enero de 1941 y falleció el pasado 28 de enero de 2020 a los 79 años. Se casó con Alba Petrona Medina Rojas teniendo dos hijos: Carlos Benjamín y Alfredo Martín.

Desde muy chico comenzó a trabajar, iniciándose en la ex Metalúrgica Tandil hasta pasar por tornero, soldador, fundidor, mecánico, pintor, camionero y colectivero, entre otros.

Estudió en la escuela Industrial, hoy Técnica 2. Siempre serán recordados sus consejos, y que servirán para los futuros proyectos que la familia tendrá por delante.

Amaba la pesca, tenía mucha pasión por la política y desde hace varios años que pasaba horas con su quinta. Le encantaba armar plantines y tenía de todo.

“Te queremos y te amamos mucho y te vamos a extrañar un montón, gracias por todo lo que nos cuidaste y nos enseñaste. Familia Zanoni”.

 

V SOLEDAD FIÑANA

Soledad Fiñana o “La Negra”, “Sole”, “Rubia”, como así también la llamaban, nació el 13 de diciembre de 1925 en la localidad de María Ignacia (Vela), hija de Beatriz y José.

Su adolescencia la transitó en la ciudad de la diagonales, La Plata, en donde tuvo el placer de cocinar junto a la gran Petrona C. de Gandulfo, momento que iba a recordar toda su vida y siendo esto un puntapié para que su hogar, en los años sucesivos, sea un punto de reunión para muchos jóvenes, tanto de María Ignacia como de Tandil.

Luego se casó con Francisco Fernández (Kiko) en la iglesia de nuestra Señora del Rosario de María Ignacia y junto a él tuvo cuatro hijas: Mabel, María Elena, Lidia y Gladys.

En el año 1975 se mudó a Tandil donde fue abuela de trece nietos y catorce bisnietos; y sus dos hijos del corazón de hace 44 años: Néstor y Mariana del Bino, con sus tres nietos.

“Mamá siempre estarás en nuestros corazones y recordaremos con alegría tus bailes con Nair, tu nieta más chica. Cuando le contabas a Paola, tu nieta mayor, las anécdotas de tu experiencia cocinando con Petrona. O cuando colocaban maíz en las empanadas que les hacían a los empleados de la cosecha; o cuando uno de tus bisnietos te decía abuelita viejita toma agua o rubia pórtate bien como te decía Ricky. Siempre te recordaremos. Tú familia”.

 

V RAÚL ROBERTO VALBUENA

El pasado 31 de enero de 2020 falleció en Tandil, a los 92 años, Raúl Roberto Valbuena. Había nacido en estas sierras el 7 de septiembre de 1927, hijo de Francisco Tribir Valbuena y Josefina Carmen Vouilloz. Nació y se crió en los campos de Ramón Santamarina junto a sus otros cinco hermanos, ya fallecidos.

Hombre bien de campo y fiel a sus conceptos. Siempre siguió trabajando en el mismo campo.

El 9 de enero de 1954 contrajo matrimonio con María Josefa Prioletta y de esa unión nacieron sus dos hijas: Graciela Mabel y Susana Beatriz.

Continuó trabajando en el mismo lugar junto a Santamarina, siendo la mano derecha de éste hasta jubilarse, continuando ligado al campo varios años más. Se había puesto la camiseta y defendía a muerte todo lo que tenía a su cargo, que luego pasarían a sus hijos a los que siempre les aconsejó de la mejor manera para que defendieran lo que su padre le dejaba.

Orgulloso se sentía cuando los responsables del establecimiento lo seguían visitando y le hablaban de su campo querido, personas que hoy también sienten la pérdida de Raúl.

Esposo ejemplar, muy buen padre, buen suegro y un ejemplo como abuelo para sus dos nietos Fernando y Valentín, siempre guiándolos para que sean rectos en sus vidas.

El pasado 9 de enero había cumplido 66 años de casado, muy feliz de poder festejarlo junto a María, su amada esposa que hoy no tiene consuelo al encontrarse sin su compañero de toda su vida.

El 31 de enero pasado, Dios decidió que partiera a su morada final para descansar en paz, dejando un gran vacío en los corazones de su familia y amigos.

“Así te recordamos con un ‘hasta siempre’ Raúl querido, que en paz descanses. Fuiste un ejemplo de vida, amarte es lo que nos queda ahora. Mamá, Graciela, Susana, Julio, Fernando y Valentín”.

 

V CARLOS ALBERTO SOLDA

Nació en Entre Ríos el 27 de marzo de 1964, en un humilde hogar siendo el quinto de diez hermanos con quien transcurrió su infancia. Desde chico comenzó la pasión por la música y ya de jóvenes armaron su propia orquesta con la que recorrían los pueblos haciendo escuchar su voz y su música.

En unos de sus recorridos conoció a Claudia, con quien el 8 de septiembre del año 1990 convirtieron sus vidas en una sola. Comenzaron su familia en Entre Ríos donde nacieron Gisela, Ariel y Diego.

En el año 1996 arribaron a Tandil junto a sus pequeños hijos y así iniciaron una nueva vida, siempre juntos y luchando por su familia.

Así pasó el tiempo y llegaron sus niñas. Primero Andrea, luego Rocío y por último su pequeña Daniela. Más tarde llegaría Romina, aunque al nacer partió hacia el cielo.

Su lucha incansable, sin un trabajo estable y en changas y su compañera haciendo trabajos domésticos, así fue pasando el tiempo donde sus hijos crecieron y formaron su familia. Le dieron la hermosa bendición de ver crecer a sus ocho nietos, siendo un abuelo muy presente y hoy no entendiendo su partida. Fue un gran esposo, padre, abuelo y amigo.

“Hoy es difícil recordar todo amigo, y resumirlo en un escrito. Amigo del alma, como soltar tu mano y dejarte partir, si hace apenas unos días charlamos y me encargaste a tus gurises hasta que vos volvieras, eso fue lo que dijiste no que partías a un nuevo hogar. Te fuiste sin despedirte, aún no podemos entender porque tan rápido. No pudimos prepararnos que la gran familia se quedaba sin vos, que a partir de ahora cada cosa que hagamos, que compartamos ya no vas a estar. Con quien voy a pelear ahora.

Pero sabes, yo empiezo el mate y voy a imaginar que estás acá y que te parece si recordamos lo que tú familia y la mía compartimos y vos sabes muy bien que somos una sola familia grande.

Como lucharon con Claudia para criar a sus hijos, hoy está reflejado en esos hombres y mujeres que se convirtieron, respetados, queridos, trabajadores; pero sobre todo con una humildad digno de ustedes dos. Esa fue la herencia que dejaste.

¿Sabes qué? ¿Sabes dónde quisiera ir? Dónde más está marcada la infancia de nuestros hijos, la vieja casa abandonada de Quintana y Pasteur. Aunque esté llena de pasto y sin techo. Nadie podría borrar nada.

La larga galería donde los chicos corrían jugando a las casitas que te hacían en el patio. Cómo te ponías si los chicos se subían en los paredones o tiraban una que otra piedra.

Si habrá lavado Claudia, en la vieja pileta, mientras vos enganchabas tu carrito en la bicicleta, cargado de máquinas. Tu pala, la escoba, balde y cuchara de albañil. Siempre cargado de esperanza que fuera de mucho trabajo, porque en tu casa los ’gurises’ como les decías te esperaban. Recorrías cuánto lugares había, tocando timbre en cuántas casas podrías ofreciendo tu trabajo. Carpías una vereda, pared, todo lo hacías, sin importar si hacía frío o calor. Salías a la mañana para volver a tu casa  con el cansancio de andar. Había días que eran muy buenos y otros no tanto o si amanecía lloviendo ya no podrías salir. Pero mucho o poco siempre estaba el plato de comida y ahí estabas rodeado en la mesa y disfrutando en familia, con el cansancio marcado en tu rostro. Organizadas todo para esperar un nuevo día. Cómo olvidar lo agradecido que eras cuando algo te regalaban, ni hablar si te daban juguetes, venías contento porque sabías que lo recibían como si lo hubieras comprado en la juguetería más cara.

Llegaban los cumpleaños de los chicos y junto con Claudia comenzaban a organizar y esa galería se llenaba de globos y banderines, la mesa con las grandes tortas cargadas de cosas. Seguramente tus hijos abran soñado con festejar en algún pelotero como todo chico, pero era tanto el amor que le ponían, que ellos disfrutaban felices. Siempre estuvimos ahí en cada cumpleaños, eso sí jamás llegué a horario y eso como te hacía enojar. Porque si te crees que no me voy a acordar de nuestras peleas, como olvidarlo, no recuerdo cuántas veces me echaste, pero nunca me ganaste. Siempre volvía y loco te ponías.

Cuántas cosas vivimos; los nacimientos de nuestros hijos o las tristezas más profundas cuando primero tu hija y al tiempo la mía partió al cielo. Sé que ahora ya no están más solas, fuiste vos para acobijarlas en tus brazos.

Ay hermano. Cada cosa que te escribo más recuerdos tengo, pero sé que ya tenés que irte. Antes de partir quiero que sepas que te extrañamos y triste quedamos. Te cuento algo que seguro lo sabes, somos una sola familia, tus hijos y los míos abrazados llorando te despidieron.

Bueno hermano el mate se enfrió y llegó la hora de la despedida siempre vas a estar presente, aunque hoy estemos muy triste, te vamos a recordar con alegría, por todo lo vivido. Miraremos tu guitarra y te vamos a imaginar cantando. Solo te voy a decir hasta luego o hasta pronto querido amigo. Carlos abandonó su cuerpo el día 28 de enero de 2020 en el hospital El Cruce de Florencio Varela”.

 

Un estudio señalar que leer es mejor

que ver Netflix antes de dormir

 

La luz azul que emiten las pantallas y la larga permanencia frente a ella para ver una serie o película atenta contra el buen descanso y la salud en general de las personas.

 

Tener a un click del control remoto la serie favorita de moda completa con sus diez o más capítulos. O ver una película nueva que al mismo tiempo está en la cartelera del cine. Eso y muchas cosas más ofrece Netflix y otras plataformas digitales de moda, que hoy están alterando el correcto descanso de millones de personas en todo el mundo.

Durante los últimos años y a medida que la tecnología se desarrolló optimizando artículos electrónicos como celulares inteligentes, tabletas, notebooks, y hasta televisores conectados a Internet, en paralelo, distintos estudios científicos han demostrado que uno de los mayores impedimentos para tener una buena noche de sueño es mirar televisión o alguna otra pantalla antes de acostarse.

Ahora, nuevos estudios científicos avalan que además de lo negativo que es la exposición a pantallas antes de dormir, la prolongada permanencia de ver una película o un capítulo de una serie o varios, también atenta contra el buen sueño y descanso para estar óptimos al otro día.

“Una noche de sueño perdida es una experiencia bastante común para los jóvenes, los nuevos padres y todo tipo de adultos ocupados. Y aunque a veces es porque te estás divirtiendo o pasando un momento relajado y otras veces es porque debes (un bebé despierto), el resultado final de una noche de insomnio es el mismo: tu cuerpo ha sido privado de un elemento esencial componente para la buena salud y energía”, aseguran expertos de la Fundación Nacional del Sueño (NSF, por sus siglas en inglés), una organización benéfica sin fines de lucro de EEUU, referente del buen descanso.

Según datos que publica la entidad, es recomendable que los adultos duerman entre siete y nueve horas de sueño por noche, pero la realidad dista mucho de lo correcto: casi el 30 por ciento duerme menos de seis horas, y algunos ocasionalmente pierden una noche por completo, lo que resulta en una acumulación lenta de deudas de sueño que pueden afectar su apariencia, su sistema inmunológico, e incluso la forma en que funciona tu cerebro.

“Su cuerpo necesita tiempo para cambiar al modo de suspensión. Para algunas personas, usar un dispositivo electrónico como una computadora portátil puede dificultar conciliar el sueño, porque el tipo particular de luz que emana de las pantallas de estos dispositivos se está activando el cerebro”, agregan los profesionales de la NSF.

 

Falta de sueño

 

La falta de sueño representa uno de los problemas más habituales en las personas. Según datos de la Organización Mundial de la Salud, el 40 por ciento de la población duerme mal. Lo cierto es que dormir menos horas de lo recomendado impacta de manera directa en el cuerpo y conlleva trastornos fisiológicos y psíquicos, como el estrés o la ansiedad, y es muy negativo en el rendimiento al día siguiente.

Los trastornos del sueño son cambios en el modo de dormir. Estos pueden afectar el estado de salud general, la seguridad y la calidad de vida de las personas. La falta de sueño, además, puede afectar la capacidad para conducir de manera segura y aumentar el riesgo de padecer otros problemas de salud.

“En la actualidad se calcula que el 40 por ciento de la población mundial duerme mal. Si bien esto no quiere decir que todos tengan un trastorno severo del sueño, sí tienen alguno de sus ingredientes. A modo de ejemplo, un trastorno puede ser no poder dormir de entrada o bien despertarse en la mitad del sueño y no poder volver a dormir”, explica Stela Estelles, médica neuróloga y Jefa del Servicio de Neurofisiología de INEBA.

“A medida que pasan los años el sueño cambia, va disminuyendo, se hace superficial. En los niños el insomnio está dado en gran parte por el uso de la tecnología y hay otros que en su ADN ya tienen ciertas características de fragilidad del sueño. En este último caso, lo que debemos hacer es enseñarle a los niños a dormir”, agregó.

Se sabe que la melatonina es la encargada de promover el estado del sueño. Al mirar una serie completa en alguna pantalla, el cerebro envía corrientes de luz potentes, un mensaje contradictorio, que disminuye la secreción de la hormona y, por ende, reduce el cansancio.

 

Más datos

 

El doctor Alejandro Andersson, médico neurólogo, director médico del Instituto de Neurología de Buenos Aires, explicó: “El tipo de radiación lumínica que emiten, producen dos fenómenos de trascendencia para los ritmos de sueño. Por un lado, afectan su período natural de sueño, reduciéndolo a niveles de peligro. Por otro, agregan un factor distorsivo, pues la luz del monitor en ese momento atrasa nuestro reloj biológico”.

En el reloj biológico parece residir la clave en la conciliación del sueño: “Nos invita a dormir para que no fallezcamos y nos anima a despertarnos al cabo de un tiempo apropiado para el organismo”, señaló Andersson, quien también detalló que las consecuencias de su manipulación pueden ser terribles: “Si se altera, afecta también a los patrones de alimentación, a la actividad cerebral y a la regeneración celular. Modificarlo no provoca simples ojeras; una distorsión grave y prolongada de este ritmo puede conducir a obesidad, diabetes e, incluso, cáncer”.

La recomendación del especialista -no podría ser otra- es evitar el brillo de las pantallas minutos antes de ir a dormir. Su brillo provoca confusión y consiguientes dificultades en el descanso. También aconsejó: “Es importante contar en el dormitorio con una luz más cálida porque afecta menos a la producción de esta sustancia y, a medida que avancen las horas, el cuerpo irá pidiendo descansar”.

En los tiempos que corren, resulta inevitable estar expuestos a iluminación artificial. Sin embargo, de acuerdo al neurólogo, en cuestiones de luz, el color importa. “Si normalmente cerramos los ojos a las 23, permanecer expuesto a luz azul puede hacer que resulte imposible conciliar el sueño hasta pasadas las 2 de la madrugada”, advirtió.

Distintos estudios efectuados muestran que la forma más perjudicial de afectar los patrones de sueño de los niños es tener un televisor en su habitación. Esa misma lógica se aplica a la edad adulta, aunque puede ser más difícil practicar el autocontrol que a los padres sacar las pantallas de las habitaciones de sus hijos. A menudo, los días y las noches pueden estar tan llenos que el único momento para ver una película o serie es justo antes de acostarse.

Frente a esto, la National Sleep Foundation recomienda leer como “una actividad relajante” antes de acostarse. Sin embargo, recomienda no leer en un Kindle u otro lector electrónico: “encuentre un libro real, de esta manera, todavía se puede disfrutar de la estimulación de seguir una historia antes de acostarse sin ser interrumpido por la luz azul. Además, la lectura impresa todavía tiene efectos sorprendentes”.

 

 

 

 

Síndrome de Ménière, la enfermedad que produce

síntomas de vértigo y trastornos del equilibrio

 

El Síndrome de Ménière es un trastorno del oído interno que en la mayoría de los casos afecta a un solo oído, es caracterizado por ataques repetidos de vértigo y es una afección muy común, se considera que en el país puede haber entre 4000 y 8000 casos nuevos.

El vértigo, según el Hospital Británico de Buenos Aires, es una sensación de movimiento propio o del medio ambiente, la persona suele sentir que gira o que todo gira alrededor de sí misma. Se diferencia del mareo y la persona corre mayor riesgo a caerse y suele no poder movilizarse.

Se le da el nombre a esta enfermedad gracias al médico francés Prosper Ménière quien descubrió los síntomas de esta patología por primera vez en el año 1861. La causa de la aparición de la crisis es el aumento anormal de líquidos en el oído interno, estos líquidos tienen un equilibrio de producción y reabsorción.

El principal síntoma es el vértigo rotatorio y afecta tanto al oído interno como al equilibrio, en las primeras crisis produce mucha inseguridad e incluso sensación de muerte inminente y se puede presentar en cualquier edad, aunque es más probable que ocurra a principios de la adultez y la mediana edad.

Parece que existe una prevalencia de migraña en pacientes con el síndrome, la migraña puede dañar irreversiblemente al oído interno, por lo tanto, es frecuente que el síndrome aparezca en pacientes con personalidad neurótica; el estrés, la fatiga, las complicaciones familiares o laborales, pueden influir en la aparición de la enfermedad.

El Hospital recomienda que al padecer vértigo, es importante mirar a un punto fijo para disminuir el movimiento ocular que origina esta sensación de giro y permanecer sentado o acostado para evitar el riesgo de caídas. A su vez, evitar incorporarse rápidamente de la cama, evitar los riesgos de caída por vértigo posicional benigno, que es la causa más frecuente de vértigo en los adultos mayores y puede ocurrir espontáneamente sin síntoma alguno previo.

El trastorno del equilibrio es un problema médico que hace que uno se sienta tambaleante o mareado, es posible, que al estar de pie, sentado o acostado, la persona sienta como si se estuviera moviendo, flotando o que todo le da vueltas. Estos trastornos pueden ser causados por ciertos problemas de salud, medicamentos, o un problema del oído interno.

 

Diagnostico

 

El Síndrome de Ménière es un tipo de trastorno del equilibrio que, por lo general, lo diagnostica y lo trata un otorrinolaringólogo, médico que trata trastornos del oído, garganta y nariz, sin embargo, no existe una prueba definitiva ni un síntoma único que pueda hacer el diagnóstico. Para poder hacer un diagnóstico se tiene que tomar en cuenta la presencia de: Pérdida temporal de audición. Sensación de que el oído está lleno. Ataques repentinos de vértigo, náuseas y vómitos. A pesar de que no existe una cura para la enfermedad, con los tratamientos actuales se puede tratarla, se sugiere la intervención temprana con medicamentos.

Restricción de sal y uso de diuréticos (puede reducir la frecuencia de vértigos).

Evitar el alcohol y la cafeína. Hay personas que necesitan tratamientos más invasivos, como tratamientos quirúrgicos, ya que puede ocurrir que los métodos anteriores no resulten efectivos, por eso se sugiere consultar al otorrinolaringólogo para pensar en una resolución quirúrgica de los vértigos.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario