El doctor abortista recuperó la libertad y se trasladaron las actuaciones al Colegio de Médicos para que evalúe la conducta

El doctor Germán Cardoso volvió a estar en el centro de la escena pública y judicial, en pleno debate por la despenalización del aborto.

El Eco

Tal se preveía de acuerdo a lo que marca el Código Penal respecto a la pena en expectativa por el delito endilgado (de 1 a 4 años de prisión), el médico Germán Cardoso recuperó su libertad en el mediodía de ayer, por disposición del propio fiscal que intervino en la causa.

Cardoso, más conocido como el “Doctor aborto”, ayer salió del calabozo policial donde había sido alojado en carácter de aprehendido, tras la denuncia que propició que una comitiva policial acuda a su consultorio y proceda a un allanamiento, procedimiento que se sucedió en los mismos instantes donde el médico había practicado un aborto a una joven de 30 años, oriunda de Buenos Aires, quien vino a la ciudad junto a un hermano precisamente para efectuarse la práctica abortiva.

De hecho, el fiscal Damián Borean le imputó el delito de “Aborto consentido”, figura que contempla una pena en expectativa de uno a cuatro años, lo que resulta excarcelable. Una vez anoticiado de la imputación en su contra, y pasadas las horas, ayer el propio ministerio público resolvió la libertad del acusado, no obstante lo cual motorizó una serie de medidas judiciales que quedaron a criterio del juez de Garantías, José Alberto Moragas, que deberá resolver.

Entre las medidas solicitadas, se peticionó que el médico no pueda irse del país, que conforme un domicilio y acuda a la sede de fiscalía al momento de ser citado. Además de continuar procesado por el delito citado, también el ministerio público ordenó que se libren actuaciones al Colegio de Médicos, ente que podrá evaluar y consecuentemente resolver sobre la conducta del matriculado. Incluso se diligenció que se verifique la habilitación del consultorio donde Cardoso trabaja y realizó la práctica abortiva.

Sobre la decisión de concederle la libertad al médico cuestionado, también se sopesó el estado de salud demostrado por la defensa. Según trascendió, Cardoso es insulino dependiente, lo cual requiere un seguimiento farmacológico, al igual que padecer un colesterol alto.

El caso

Como se consignó en la edición pasada, Cardoso quedó apresado tras una denuncia al 101 emergencia de la Policía, y su consultorio fue allanado en medio de la práctica abortiva que se le estaba realizando a una mujer de 30 años.
La joven, que al momento del procedimiento estaba sedada, debió ser trasladada al Hospital Santamarina, donde fue intervenida quirúrgicamente y ayer ya se encontraba estable, fuera de peligro.

Sobre la mujer, se conoció que es oriunda de Buenos Aires y conoció de la presencia de Cardoso y su actividad clandestina a través de una página de internet que alude a dichos servicios, de una forma solapada.

Ella junto a un hermano contrataron los servicios (unos 30 mil pesos) y acudieron a la cita pautada, más allá de que en el medio fueron interceptados por un grupo de vecinos que hace más de un mes se viene expresando en las puertas del consultorio, con manifestaciones religiosas y expresiones que hacen al rechazo al aborto y la defensa de las “dos vidas”.

Sobre Cardoso y su trabajo como médico no sorprende ni a propios ni extraños. De hecho fue protagonista de entrevistas varias en las que reconoció su posición frente al delicado tema en plena discusión parlamentaria.
Es sabido por todos que en el consultorio situado en 4 de Abril al 1100 se llevan adelante abortos desde hace años. Y de hecho, el 26 de marzo de este año en una entrevista con el suplemento dominical La Vidriera de El Eco de Tandil, Cardoso habló sobre las prácticas abortivas que lleva adelante en Tandil con total naturalidad. Tiempo atrás, más precisamente en el año 2011, Telefé le realizó una cámara oculta a raíz de lo cual estuvo algunos días detenido por ese mismo motivo.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario