fbpx El hombre que se tiró de una obra en construcción quedó detenido por el asesinato de Olga Sprovieri – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

El hombre que se tiró de una obra en construcción quedó detenido por el asesinato de Olga Sprovieri

Se trata de Claudio Mauricio Fuentes (29 años), quien el 2 de mayo se lanzó al vacío de un edificio en Del Valle al 700, tras una persecución policial. Está acusado de ser el autor material del asesinato de Olga Sprovieri, la mujer de 80 años que apareció muerta en su casa de Chacabuco y Pellegrini, el 28 de febrero pasado.  

El Eco

Un giro inesperado dio la investigación por el crimen de la mujer de 80 años que ocurrió en la vivienda ubicada en Chacabuco 1288, tras dos meses sin noticias sobre el caso. Ayer, quedó detenido Claudio Mauricio Fuentes, de 29 años, imputado de homicidio en ocasión de robo. Se trata del hombre que el pasado 2 de mayo, tras una persecución policial, se había tirado de un edificio en construcción sito en Del Valle al 700.

La concatenación de los dos hechos vino a revelar los motivos del hermetismo y celo con que las fuentes judiciales y policiales guardaron los detalles del episodio en que Fuentes se lanzó al vacío desde unos 8 metros de altura, al verse rodeado y a punto de quedar al descubierto por la violenta muerte de Olga Sprovieri.

El intento de fuga devino horas después de un allanamiento en el que le secuestraron un buzo de dos tonos y otras características particulares que vistió el día previo y en la jornada de la muerte, cuando cámaras de dos comercios lo ubicaron merodeando la escena del asesinato.

En esa oportunidad, personal policial, con la supervisión del fiscal que instruye la causa Guillermo Vaticano, cumplía con las diligencias vinculadas a la orden de allanamiento que había librado el juez de Garantías José Alberto Moragas, cuando el imputado se dio a la fuga y se escondió en una obra en construcción. Alcanzado por las fuerzas de seguridad y al verse rodeado, decidió arrojarse desde las alturas y terminó internado en el Hospital.

Con el alta médico, el hombre de 29 años, que tiene antecedentes por robos contra la propiedad, fue aprehendido el domingo, en un domicilio distinto a los dos que había fijado ante la Justicia cuando fue notificado de la causa en su contra. Ante el peligro procesal de fuga, el juez Moragas dictó ayer la detención solicitada por el fiscal.

A partir de ahora, el instructor tendrá 15 días más otros 15 para avanzar con el pedido de prisión preventiva del único imputado en la causa, que quedó caratulada como “Homicidio en ocasión de robo”.

Fuentes fue trasladado a las dependencias de la Sub DDI, mientras se aguarda la revisión del médico de policía por las quebraduras que sufrió al tirarse de la obra en construcción. De ese informe dependerá si está en condiciones de afrontar las condiciones ordinarias de detención.

La clave, en las cámaras

Los indicios que apuntaron a Fuentes como el autor material del crimen surgieron de las imágenes de las cámaras de seguridad de dos establecimientos, un Rapipago y un estudio contable, ubicados en Chacabuco y Pellegrini. Los investigadores chequearon y volvieron a visionar horas de material fílmico almacenado, lo que los condujo a fundar las sospechas sobre el ahora detenido.

El día anterior al asesinato de Olga Sprovieri, el imputado quedó registrado en las imágenes de las cámaras de los dos locales ubicados enfrente del domicilio de la víctima. Pasadas las 9, se observó a Fuentes merodear por las inmediaciones de la vivienda de la víctima, tomado por las dos cámaras.

El día del homicidio, antes de las 7, una de las cámaras volvió a registrar al sospechoso, pero no ocurrió lo mismo con el otro dispositivo, situación que dio la pauta a los investigadores de que permaneció en la escena del crimen.

Incluso, esas mismas cámaras son las que constataron que la mujer de 80 años salió a barrer la vereda el jueves 28 de febrero, entre las 8 y las 9 de la mañana, horas antes de que la atacaran y la mataran con fines de robo.

Aguardan resultados

Por otra parte, la Unidad de Instrucción Fiscal actuante aguarda los resultados de las muestras de ADN recogidas a partir de manchas hemáticas que presentaban prendas que vestía la víctima.

La intención es determinar si existen rastros genéticos  de algún patrón distinto al de Olga Sprovieri para luego proceder al cotejo. Si bien no hay fecha cierta para los resultados que debe remitir el Laboratorio Pericial de La Plata, confían en la premura que amerita el caso.

El asesinato

El 28 de febrero por la noche, un familiar de Olga Sprovieri la encontró muerta en su casa de Chacabuco 1288 y avisó rápidamente a la policía.

La tensión fue creciendo con el correr de las horas, a partir de que allegados a la difunta estimaron que había algunos faltantes en la propiedad, lo que alertó a los efectivos presentes y se dio rápido aviso tanto a las autoridades policiales como a Fiscalía.

A partir de los interrogantes que planteaba la situación, los investigadores preservaron la escena y personal de la Policía Científica se dedicó a registrar la vivienda, mientras que un médico de policía analizaba el cuerpo.

En ese momento detectaron que un comercio, que está justo enfrente del domicilio de Sprovieri, posee cámaras de seguridad, por lo que solicitaron las imágenes para analizarlas y ver si aportaban datos a la pesquisa. Luego darían con otro establecimiento que dispone de estos sistemas de seguridad.

En principio, la causa fue caratulada como “Averiguación causales de muerte”, aunque con el correr de las horas se descubrió que la víctima presentaba lesiones compatibles con un estrangulamiento y rápidamente la investigación se encaminó al homicidio.

En la escena del crimen, la mujer yacía tirada al costado de la cama y a simple vista no presentaba signos de violencia, ni su casa estaba desordenada. Es más, la cartera que sus familiares primeramente habían denunciado como faltante, con el correr de los minutos y la requisa fue hallada en el interior de un placar. Sin embargo, luego se determinó que había desaparecido el teléfono celular de víctima.

El intento de fuga

El 2 de mayo pasado, Claudio Mauricio Fuentes, ahora detenido por el asesinato de Olga Sprovieri, quedó internado en el Hospital luego de saltar desde ocho metros de altura para huir de la policía.

Ese día, cerca las 18.30, en una obra ubicada en avenida Del Valle al 700, un hombre mayor de edad, que escapaba de la policía, intentó esconderse en la construcción.

Había ingresado al predio por el espacio mínimo que dejaban las chapas que formaban el muro de protección de la obra. El sospechoso subió las escaleras por los dos pisos sin terminar y al verse rodeado por los efectivos, decidió saltar a la base. Según estimaron los oficiales la altura desde la que cayó serían unos ochos metros. El perseguido primero impactó sobre una de las maderas que sostenía el chaperío, rompiéndola, y terminó luego sobre un montículo de escombros.

Fuentes fue trasladado por una ambulancia del SAME al Hospital Municipal Ramón Santamarina, donde lo atendieron. Según el primer parte médico presentaba politraumatismos, con trauma cerrado de tórax con neumotórax bilateral, por lo cual quedó internado en el servicio de guardia.

En el operativo intervinieron efectivos de la Policía Local, comisaría Tercera y DDI, además de hacerse presente el fiscal Guillermo Vaticano. En ese momento, fuentes oficiales informaban que se trataba de una persona que estaba siendo investigada por antecedentes de robo calificado, aunque no revelaban la causa por la que se lo incriminaba.

Además, confirmaban que esa misma tarde habían allanado su domicilio, ubicado en Almafuerte al 1000, pero como él no se encontraba en ese momento, volvieron más tarde. Ahora se sabe que Fuentes se sintió acorralado y comenzó a correr, por lo que los efectivos policiales iniciaron la persecución que lo llevó a lanzarse desde las alturas.

 

 

 

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario