En la Ruta 226, falleció una nena de once años luego de volcar el vehículo en el que viajaba

Estado en que quedó el Citroën C3 donde perdió la vida una nena de 11 años.

El Eco

Hay situaciones en las que se hace difícil encontrar una explicación sobre por qué suceden. Son desgracias que golpean duro a una familia y que dejan un profundo vacío para aquellos que lo sufren. No hay palabras que permitan describir el desgarrador sentimiento de perder a un hijo, con toda una vida por delante, con un promisorio futuro sustentado en la sólida base familiar. Todo se desmorona y hay que sacar fuerzas desde donde no las hay para volver a empezar, porque hay otro hijo al que guiar en este camino de la vida y es donde se deben encontrar las mayores fortalezas en este tiempo de confusión y mucha tristeza.

Ayer un nuevo accidente de tránsito se llevó la vida de una nena de 11 años, noticia que conmovió a todos los que conocen a sus padres. El siniestro vial ocurrió en la Ruta Nacional 226, kilómetro 126, sitio en donde volcó el vehículo en el que la menor viajaba, junto a su mamá y su hermano. Se trata de un Citroën C3, dominio OLR 462.

Todo se desencadenó pasado el mediodía, cuando el mencionado automóvil venía circulando en dirección Mar del Plata-Tandil y por causas que los peritos deberán determinar, la conductora perdió el control, se cruzó de carril en la cinta asfáltica y al tocar el pasto empezó a dar vueltas, terminando dentro de un campo, completamente destruido y con la rueda delantera derecha arrancada.

En el interior del rodado viajaban Luján Vázquez, de 40 años, la conductora, junto  a sus hijos Facundo Giménez (14) y Sofía Giménez, de 11 años de edad. Pese a que los tres iban con el cinturón de seguridad colocado, la nena falleció en el acto producto de los golpes recibidos dentro del habitáculo.

En tanto la mamá y el hermano sufrieron heridas de distinta consideración por lo que fueron derivados de urgencia al Hospital Municipal Ramón Santamarina y Debilio Blanco Villegas, respectivamente.

De inmediato los ocasionales viajantes que pasaban por el lugar frenaron su andar para asistir a la familia accidentada, en tanto que desde el casco del campo, su cuidador, Martín Villa, dio aviso a la Estación de Peaje para que estos convocaran de urgencia tanto a personal del Cuartel Central de Bomberos como a las ambulancia del SAME del servicio de emergencia del centro público de salud.

Ayuda

El Eco de Tandil dialogó con Villa, quien desempeña funciones como encargado del establecimiento rural El Poi.  Manifestó que no vio “el momento preciso del accidente, pero estando en la casa empecé a divisar que los autos frenaban su marcha, por lo que miré con los binoculares y me encontré con el auto volcado dentro del campo”.

Detalló que “de inmediato, mientras fui a buscar la camioneta para acercarme a brindar mi colaboración, avisé a la gente del peaje lo que había pasado. Al llegar vi que había efectivos de la Gendarmería que iban en viaje y se bajaron para auxiliar a las personas”.

En cuanto a los accidentados mencionó que “me acerqué pero estaban los policías trabajando y a los pocos minutos llegaron los Bomberos y el SAME. A la señora se la veía muy golpeada al igual que el nene, lamentablemente la nena ya había fallecido cuando arribó la ambulancia”.

Por último contó que “el auto pasó por arriba del alambrado, para terminar el vuelco en el campo. Cuando aparecieron bomberos y ambulancias tuvieron que cortar el alambre para poder auxiliar más rápido a los heridos”.

Detalles

Los peritos de la policía que trabajaron en el lugar deberán establecer qué fue lo que originó el accidente que se cobró la vida de la menor. En el campo, a varios metros de donde quedó el destruido rodado, se encontraba la rueda delantera derecha arrancada, debiéndose determinar si hubo alguna falla mecánica que produjo el siniestro o entre tantas vueltas y golpes que el vehículo dio, la rueda se desprendió.

Lo que sí aseveraron al ser consultados por este Diario, es que por testimonios aportados por vehículos que venían detrás del Citroën, no hubo otro auto involucrado.

Escuetamente señalaron que “gente que viajaba en la misma dirección vio cómo el vehículo primero encendió la luces de frenado y acto seguido como si hubiese mordido la banquina se cruzó de carril y al tocar el pasto empezó a dar vueltas hasta detenerse adentro del campo”.

Una vez culminado el trabajo de los peritos, se hizo presente en el lugar una unidad de la casa de sepelios Crespo, Iacaruso y Santillán, quien trasladó los restos de la nena hasta la morgue, sitio donde a media tarde de ayer se le realizó la operación de autopsia.

Heridos

Luján Vázquez y Facundo Giménez fueron trasladados a los hospitales locales, donde los profesionales los examinaron, determinando que la mujer presentaba severas heridas que derivaron en una intervención quirúrgica. Según se pudo conocer, sufrió un hemoneumotórax bilateral que es un término médico que describe la combinación simultánea de dos condiciones: neumotórax o aire en el espacio pleural y hemotórax,  sangre en dicho espacio. También presentó la fractura de cúbito y radio de antebrazo izquierdo. Fuentes médicas precisaron que la accidentada permanece estable, con pronóstico reservado y por su obra social sería trasladada en las próximas horas al Sanatorio Tandil.

En tanto que el menor se encuentra internado en la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital de Niños Debilio Blanco Villegas, presentando politraumatismo, contusión pulmonar y traumatismo de cráneo con pérdida de conocimiento.

Duelo

El Colegio San Ignacio, donde Sofía Giménez asistía, permanecerá cerrado en la jornada de hoy en señal de duelo por el trágico accidente. Sofía había finalizado el pasado ciclo lectivo como escolta de la Bandera Argentina.

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario