fbpx Intensa búsqueda de un joven de 14 años que se ahogó en una cava de La Movediza – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Intensa búsqueda de un joven de 14 años que se ahogó en una cava de La Movediza

Había entrado a la propiedad privada junto a un grupo de amigos. Se zambulleron para disputar una carrera en el espejo de agua y al perderlo de vista, los menores dieron aviso a las fuerzas de seguridad. Bomberos desplegó un amplio operativo de búsqueda, que retomará esta mañana con apoyo de buzos tácticos.

Mariano Leunda

Ayer por la tarde, Santiago Sánchez, un adolescente de 14 años, se ahogó cuando se zambulló para nadar en una de las cavas de la cantera El Trincante, ubicada en la zona de La Movediza. El menor había entrado a la propiedad privada, con un grupo de cinco amigos que fueron testigos de la tragedia. Los jóvenes decidieron tirarse a las aguas profundas para disputar una carrera, de extremo a extremo. Al perderlo de vista, sus pares dieron aviso a la policía, a través del servicio de emergencia 101.

Tras más de seis horas de búsqueda por parte de los bomberos, bajo la dirección del comisario inspector Martín Goicoechea a cargo del Cuartel de Villa Italia, se interrumpieron los rastrillajes por falta de iluminación. Estaba previsto retomarlos a partir de las 6 de hoy, con el apoyo de buzos tácticos que integran un grupo especial y que llegarán desde Mar del Plata.

A partir de las actuaciones y de los testimonios recolectados ayer, sobre todo los de los cinco amigos del menor, el fiscal Damián Borean instruye una causa caratulada “Averiguación de causales de muerte”.

El drama se desencadenó cerca de las 15.30, en un sector de la vieja cantera conocida como El Trincante o Santa Mónica. Esa cava está ubicada en uno de los límites del predio de varias hectáreas, alejado del acceso principal y del área dedicada a la molienda de piedra.

Los habitués de esa cava acceden por Suárez García al 1500, luego toman un camino bordeado por un monte y siguen unos diez metros más, por una huella que desemboca en el lago circular, enclavado en un hermoso paisaje serrano.

Tras el alerta, llegaron al lugar varios efectivos de la Seccional Segunda, una ambulancia del SAME y una dotación del Cuartel de Bomberos de Villa Italia. En principio, los servidores públicos comenzaron a indagar a los testigos, todos menores de edad. Mientras tanto, un integrante de Bomberos ingresó al agua para dar inicio al trabajoso rastrillaje.

Con el correr de los minutos, arribaron hasta la cantera decenas de personas, entre familiares, amigos y vecinos del adolescente, que en medio del dolor y la angustia, aguardaban expectantes por los resultados de la búsqueda.

Los rastrillajes

Sin pausa, personal de Bomberos se dedicó a revisar la cava, que tendría entre 4 y 5 metros de profundidad. La búsqueda se extendió hasta la noche, con el apoyo de los camiones del Cuartel Central dotados con potentes reflectores.

Los efectivos introdujeron un bote, pero además se metieron en el agua para acelerar los rastrillajes. Con un fondo irregular, donde hallaron piedras, ramas, juncos, partes de motos y cubiertas, se vieron obligados a proceder con precaución.

Anoche, los encargados de la investigación decidieron suspender la búsqueda debido a la falta de iluminación y aguardar el arribo de los buzos tácticos que disponen de otras herramientas para rastrillar la cava.

Dolorosa vigilia

Según trascendió, Santiago Sánchez había llegado hasta el lago de la cantera para pasar la tarde con otros cinco amigos. Aparentemente, los adolescentes propusieron una carrera e ingresaron al espejo de agua para disputar la competencia en una de las primeras tardes calurosas de la primavera. El desafío consistía cruzar de lado a lado y cuando terminó el juego, el grupo detectó que faltaba el menor de 14 años y comenzó a buscarlo sin éxito.

La noticia causó desesperación y dolor en los familiares de Santiago Sánchez, entre los que se encontraban la madre y un hermano mayor. Reunidas en el perímetro del lago, unas cuarenta personas esperaban novedades sin quitar la vista del agua.

Durante la vigilia, alrededor de la cava había varias motos y también circulaban algunos niños en bicicleta, en medio del silencio de la calurosa tarde serrana.

Pasadas las 17, llegó hasta la cantera un cuatriciclo con un bote para acelerar el procedimiento de rastrillaje. Con el correr de las horas se iba acrecentando la ansiedad, ya que la noche pondría en duda la continuidad de la búsqueda. Sin embargo, desde el Cuartel Central de Bomberos aportaron reflectores para poder extender el operativo hasta alrededor de las 21.30.

Al cierre de esta edición, los rastrillajes no habían arrojado resultados y la Justicia aguardaba el arribo de los buzos tácticos que cuentan con equipamiento para sumergirse en la profundidad de la cava.

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario