fbpx Mediante la modalidad “hombre araña” dos ladrones asaltaron en un departamento cuando los adultos mayores dormían – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Mediante la modalidad “hombre araña” dos ladrones asaltaron en un departamento cuando los adultos mayores dormían

El hecho sucedió el domingo a la madrugada en un segundo piso por San Martín al 300. Los delincuentes ingresaron por el balcón, le ataron las manos a una pareja de adultos mayores y se llevaron dólares, pesos, joyas y celulares. Sabían bien lo que pedían y cómo buscarlo. No hubo agresiones y se fueron por donde entraron.

Rody Becchi

Un nuevo episodio de inseguridad se registró el pasado domingo por la madrugada en un edificio ubicado en la calle San Martín al 348, donde dos malvivientes ingresaron por el balcón al departamento de Francisco Zangari y sustrajeron dinero en efectivo y alhajas.

Según precisó el propio damnificado, que se encontraba durmiendo junto a su esposa al momento del hecho, habrían sido alrededor de las 5 de la madrugada cuando se dio cuenta de que había un hombre arriba suyo y otro arriba de su mujer tapándoles la boca.

Ambos son mayores de edad y pudieron mantener la calma a lo largo del episodio, que habría durado alrededor de 20 minutos, de acuerdo a la percepción de la víctima. Hace ocho años que viven en el lugar, y si bien admitió que hace un tiempo venía pensando en la inquietud que le generaba el balcón, nunca habían atravesado por un hecho de inseguridad.

Viendo desde afuera, se puede vislumbrar cómo habrían sido las peripecias de los delincuentes para ingresar a la vivienda, que sin demasiados esfuerzos a pesar de la altura pudieron acceder al segundo piso. Aunque sólo fueron dos los que entraron, no se descarta que alguien más estuviera “haciendo de campana”.

Zangari explicó que ni bien se retiraron los ladrones se contactaron con un vecino y de ahí con la Policía para realizar la correspondiente denuncia, incluso aseguró que se está llevando a cabo una investigación exhaustiva. Sin embargo, hasta el momento se desconoce si alguna cámara pudo haber registrado imágenes que ayuden a develar el caso, ya que la de la entrada al edificio solo toma un sector.

Con precintos y tapaboca

Según la cronología de lo sucedido contado por la víctima, ya estaba amaneciendo cuando empezó todo por lo que los malvivientes ni siquiera necesitaron llevar consigo linternas, solamente un elemento para hacer palanca en la puerta del balcón que da a la calle del segundo piso donde viven. “Tenían precintos negros y largos”, confirmó, y fue con los que le ataron las manos a ambos.

La pareja dormía y lo que en principio parecía una pesadilla se iba convirtiendo en más real a medida que se iban despabilando. Tenía cada uno un hombre arriba, de entre 20 y 30 años con fisonomías similares y a cara descubierta, pero con tapaboca.

Le pedían la plata, por lo que la suposición los llevó a pensar que quizás tenían alguna información. Zanagari contó que con los trató con tranquilidad en todo momento, logrando que no los agredan ni los lastimen, dándole lo que pedían. Así fue que se llevaron bastante dinero en efectivo, en pesos y dólares, joyas y celulares.

Según su relato, lo que abrían lo volvían a poner en su lugar y planteó que “sabían lo que hacían”, por lo que especuló que seguramente han tenido otras entraderas en su haber.

Luego de obtener el botín salieron por el mismo lugar por donde ingresaron. La pareja quedó con las manos atadas, por lo que Francisco al quedar solos enseguida se dirigió a su mesa de luz donde siempre tiene una “tijerita” y pudo cortar los precintos para liberarse.

Si bien desde la Policía no pudieron precisar mayores datos hasta el momento, ya que la investigación está todavía en curso, manifestaron alivio al conocer que los adultos no fueron agredidos.

Por su parte, Zangari reveló que lo que se llevaron era dinero que tenían a modo de ahorro, como “respaldo” por algún caso de emergencia. Sin embargo, aclaró que eso no lo alteraría en su ánimo y que con su mujer, que son jubilados, seguirán viviendo como hasta ahora, aunque claramente con algún implemento que les garantice la seguridad desde el balcón.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario