Sigue en estado crítico el joven de 23 años que colisionó con un camión estacionado

Braian Keegan continúa internado en el área de terapia intensiva y lucha por su vida. Hoy deberán realizarle diálisis porque el único riñón que tiene no le está funcionando bien. Siguen solicitando dadores de sangre. Su madre, Marina Rodríguez, aseguró que no puede culpar a nadie por el accidente. “Hasta donde yo sé iba ligero y perdió estabilidad”, lamentó.

Mariano Leunda

El motociclista de 23 años que chocó con un camión estacionado el domingo por la tarde permanece en estado crítico, internado en el área de terapia intensiva de Hospital Ramón Santamarina. Si bien respondió favorablemente a la intervención quirúrgica que le realizaron el lunes para detener las hemorragias que presentaba, el único riñón que tiene no está funcionando correctamente, por lo cual hoy le realizarán diálisis.

El accidente sucedió el domingo, alrededor de 19.30, en la esquina de Costa Rica y Canadá, cuando Braian Keegan iba a bordo de una motocicleta Honda y por causas que no se establecieron aún, impactó con el camión que estaba estacionado en Costa Rica, a metros de Canadá.

El joven debió ser sometido a dos intervenciones quirúrgicas. Perdió un riñón, tiene quebrado el brazo derecho en varias partes, también la pelvis y algunas costillas, perdió mucha sangre y le realizaron varias transfusiones de sangre.

Permanece internado en terapia intensiva, en estado crítico pero estable. Está hemodinámicamente compensado con asistencia respiratoria mecánica.

La madre del joven, Marina Rodríguez, explicó a El Eco de Tandil que su hijo se mantiene estable y que hoy por la mañana van a hacerle diálisis porque el riñón que le quedó está comprometido, no está funcionando correctamente.

En estado

crítico

“Después de que lo operaron tuvo una mejoría y le sacaron un poco la sedación pero sigue en coma farmacológico”, indicó.

Y agregó que “ya lo prepararon y mañana (por hoy) le van a hacer diálisis para poder drenar todas las toxinas que tiene, todo lo que está eliminando al no funcionar el otro riñón, veremos cómo evoluciona después”.

En tanto, pidió que hoy también se acerquen aquellos que puedan a donar sangre a Hemoterapia porque tuvieron que hacerle varias transfusiones durante dos días, por lo cual si no vuelven a necesitar sangre para él hoy, sí lo requerirán para reponer en el banco de dadores.

 

“Es un paciente con riesgo. Tuvo mucha hemorragia interna y al perder el riñón está todo comprometido todavía adentro. El estado de él sigue siendo muy crítico. Después hay que volver a operarlo del brazo, porque tiene el brazo quebrado en cinco partes. Así que tiene para rato”, lamentó.

“No le puedo echar

la culpa a nadie”

En cuanto a las causas que pudieron provocar el choque, afirmó que “para ser sincera, mi hijo tiene devoción por las motos. Se fue ese día de casa, dejó el auto en la casa del papá y sacó esa moto”.

“Hasta donde yo sé, él iba ligero y perdió la estabilidad. No es culpa de nadie más que de él. No le puedo echar la culpa a nadie porque yo lo conozco, él tiene locura por las motos”, admitió.

No obstante, estimó que cuando recupere la conciencia su hijo va a recordar cómo sucedió el accidente, porque cuando la llamaron para avisarle del choque él habló con ella, estaba consciente y le dijo que había chocado pero que se encontraba bien.

“Después pasó todo lo que pasó, pero cuando llegué él estaba consciente hasta el momento en que subió a la ambulancia. Se descompensó después al haberse roto el riñón y le agarró hemorragia”, contó.

Por último, recordó que no puede recibir visitas, aunque agradeció los muchísimos mensajes. “Es un chico muy querido, que no tiene adicciones, no toma, no fuma, lo quiere todo el mundo. No queda otra más que esperar”, finalizó.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario