fbpx Arrizabalaga, en busca de la integración territorial, el desarrollo de la economía popular y políticas de vivienda – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Arrizabalaga, en busca de la integración territorial, el desarrollo de la economía popular y políticas de vivienda

El concejal por el Frente de Todos intercambió desafíos y déficits de la región con un par de Ayacucho. Hablaron de agroecología, vivienda social y la recuperación de los pueblos rurales, entre muchos temas. Reflotará su proyecto de un mercado popular municipal. “Necesitamos una visión más sistémica, amplia e integral para pensar el modelo de ciudad”.

Rody Becchi

Apenas días atrás Juan Arrizabalaga, concejal por el Frente de Todos, se reunió con su par de Ayacucho Juan Giussepucci, que viene impulsando hace tiempo en su ciudad el tema de la agroecología, la vivienda social con tierra cruda y la recuperación de los pueblos rurales, desde el punto de vista del mejoramiento vial y la participación vecinal. Básicamente un compuesto que tiene que ver con lo económico, con lo político y con la integración territorial, entre otras cosas.

“Si hablamos en términos finos de pensar Tandil, justamente los déficits son la integración de los pueblos rurales, la producción de agricultura familiar, periurbana y agroecológica”, respaldó, mientras recordó que se discute la aplicación a de agrotóxicos en cercanías de las escuelas.

En estos sentidos consideró que son problemáticas que se replican en una región sumamente fértil donde no existe un cinturón verde que separe la zona rural de la urbana, sobre todo teniendo en cuenta que la actividad agrícola es fuertemente industrial. Precisamente en Tandil, una ciudad que ha crecido a ritmos exponenciales y no puede seguir haciéndolo para las sierras sino que debe ir para el lado de la franja productiva agraria, no está resuelto el ordenamiento territorial urbano ni otra forma de hacer agricultura.

Así que la idea de buscar experiencias donde se estén pensando soluciones o pruebas pilotos al mismo problema le pareció interesante y manifestó la intención de seguir inmiscuyendo en otros partidos de la Provincia.

Por su parte, Giussepucci se llevó de aquí la experiencia del MTE en lo que es la recuperación de residuos sólidos urbanos, como inclusión social, resolución laboral y ambiental. De esta manera participaron de un intercambio que hacen a los desafíos que tiene la región en cuanto a desarrollo territorial y también de integración.

“Uno ve los límites de los partidos en términos de lo formal y jurídico, pero no necesariamente eso se traduce en utilidad productiva y económica, porque la naturaleza no entiende de términos legales”, reflexionó, remarcando que lo se necesita es pensar de manera integrada, juntando miradas. “Es un desafío que deben afrontar los ejecutivos también, sin hablar de colores políticos”, aclaró.

La frutilla del postre

A raíz de esto recordó un proyecto que presentó en 2016 y que podría ser “la frutilla del postre” a estas cuestiones recién planteadas, basado en la propuesta de un mercado popular municipal.

Este podría funcionar, de alguna manera, como un catalizador estrechamente ligado a otro tipo de agricultura, autosustentabilidad de la producción alimenticia en la zona, con promover el desarrollo ecológico, vigorizar la economía popular a raíz de la agricultura familiar y fortalecer el trabajo local y la pequeña y mediana producción, además de incentivar el cuidado del medioambiente.

“Todo lo que uno produce lo tiene que poder vender, entonces un espacio de comercialización organizado me parece fundamental”, indicó.

A la actualidad el proyecto se encuentra parado y Arrizabalaga tiene la intención de reactivarlo junto con las nuevas autoridades de Desarrollo Productivo. La idea es dialogar con la titular Marcela Petrantonio y reflotar el tema, ya que consideró que es una propuesta viable para el Municipio, que aliente la transformación productiva y comercial. “Me parece que son estrategias para pensarlas”, invitó.

Advirtió, además, que si bien desde una perspectiva general parecen desafíos lejanos, hay que empezar a mirarlos hoy desde una planificación estratégica, a corto plazo.

Persiguiendo políticas de vivienda

Recientemente el Concejo Deliberante aprobó por unanimidad la ordenanza que admite la construcción natural, y como había intercambiado con su par de Ayacucho, sería una buena posibilidad para viviendas sociales. Más allá de esto, el edil por el Frente de Todos se manifestó interesado en que se logren políticas para un desarrollo estratégico habitacional, y luego determinar los materiales a utilizar.

“Por suerte en el último tiempo se han venido haciendo modificaciones fundamentales al código de edificación, primero con la construcción en acero y luego con la de madera, finalmente ahora se logró con la de tierra”, elogió.

Celebró estas reformas, ya que hacía muchos años que no habían cambios en este código y “la realidad ha avanzado más que la reglamentación” en una ciudad que cada vez crece más, que es turística y con mucha diversidad de ofertas.

Este cambio cultural y la diversificación de los estilos de construcción, están relacionados con el cuidado ambiental, el turismo, con la reducción de costos en la edificación. “Nuestra tradición estuvo siempre muy ligada a la lógica cementera, donde lo bueno era el cemento y lo otro malo, y eso no es real”, señaló, recalcando que en Estados Unidos el 80 por ciento de las casa son de madera.

Asimismo, explicó que más allá de los términos ambientales, desde el punto de vista térmico las nuevas propuestas de materiales resultan mucho más favorables, pero siempre ha habido ciertos prejuicios con el acero liviano, la madera y el adobe.

De esta manera, le pareció muy alentador que haya una modificación en el marco regulatorio y que eso pueda dar lugar, no solo para la expansión del sector privado, sino para que el público de lugar a otro tipo de políticas en términos constructivos.

Recordó así que desde el Frente de Todos, y él personalmente, han hecho una fuerte crítica a la ausencia de políticas de vivienda dentro del presupuesto 2020 del gobierno local. “Ojalá en principio podamos contar con una y a partir de ahí ver sobre qué sistema constructivo y cómo podemos articular con las organizaciones que están trabajando el tema”, estimó.

Finalmente, y más allá de esto, cree que Tandil se va aggiornando en varios aspectos y se manifestó con expectativas de que así siga siendo tanto con respecto a la producción agroecológica en el partido, como el mercado popular municipal y hasta las viviendas y suelo urbano.

Destacó que aunque parecieran temas que van en paralelo, no lo son y en algún punto se unen y están internamente relacionados. “Necesitamos una visión más sistémica, amplia e integral para pensar el modelo de ciudad de Tandil”, determino, tal como lo han planteado desde el espacio político que representa en varias oportunidades.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario