Con matices, el Concejo se prepara para otra sesión en la que se colará el tema tarifario

El Eco

El Concejo Deliberante celebrará hoy, desde las 10, una nueva sesión ordinaria. En medio del debate por la suba de los servicios públicos y la eliminación de impuestos que realizó la gobernadora María Eugenia Vidal, se presume que el tema que por estas horas ocupa un lugar preponderante en la agenda se cuele en el recinto.

Más aún si se considera que hoy tomará estado legislativo la iniciativa impulsada por el bloque Integrar que busca limitar el porcentaje de las tasas municipales que componen la boleta de energía a un 25 por ciento, con el argumento que más del 60 por ciento del valor que se abona corresponden a impuestos.

Mientras el Ejecutivo busca precisiones a nivel provincial sobre el impacto de la medida, que en el orden local implicaría una disminución de los recursos por 36 millones de pesos anuales destinados al funcionamiento del alumbrado público, los integrantes del Legislativo podrían abordar la discusión.

En efecto, el debate por la quita impositiva en las tarifas divide posturas en el oficialismo. El concejal Marcos Nicolini (UCR – Cambiemos) se hizo eco del pedido impulsado por el Presidente y adelantó que el Municipio debería reducir los porcentajes incluidos en la facturación vinculados a ordenanzas locales. “Desde el Estado debemos acompañar en ese esfuerzo para que todos podamos llevar mejor la situación”, justificó.

El presidente de la bancada, Mario Civalleri, se mostró más acorde con la línea del Ejecutivo, y pidió evaluar el impacto que tendrá el escenario planteado por la Gobernadora dadas las “consecuencias negativas” que podría acarrear, a la vez que alertó sobre los errores en los que incurrió la propuesta impulsada por su par Mauricio D’Alessandro.

Como se informó en estas páginas, en el caso de la factura de luz para un domicilio residencial, el alcance de los impuestos nacionales es del 21 por ciento (IVA), de los provinciales del 27,1 por ciento y de las ordenanzas municipales en el encuadre tarifario es del 13, 6 por ciento. En total, la estructura tributaria contempla un 61,7 por ciento de la factura que abonan los usuarios.

En concreto, la carga impositiva local que se integra en la boleta que distribuye la Usina se encuentra conformada por la ordenanza 2.505 que apunta a inversiones en materia de iluminación, costos para el funcionamiento del relleno sanitario y alguna otra obra específica; la 5.791 que otorga a la Usina la concesión para la prestación del servicio de alumbrado público y por medio de la cual se paga por el servicio; y la 9.495, el Fondo de Ayuda Solidaria (FAS), que contempla la creación de un fondo especial con “destino exclusivo” a solventar económicamente la atención de patologías que “impliquen prácticas de alta complejidad y que no puedan ser derivadas a un efector público dentro del país”.

Y en ese esquema pondrá la mirada la oposición en el Concejo Deliberante, aunque con matices fundados en distintas posturas.

Reducción en la carga tributaria

Por su parte, Marcos Nicolini se mostró en consonancia con el pedido para que las provincias y los municipios tengan un gesto y reduzcan la carga impositiva y consideró necesario reducir la carga impositiva, en el caso de Tandil, en la boleta de la luz.

Con tono moderado, aclaró que no cree viable eliminar las ordenanzas que incluye la estructura “pero sí se puede reducir”, y argumentó que en épocas en que las tarifas se encontraban congeladas se aumentaron los porcentajes que se cobran en esas ordenanzas. “Se podría prever volver a los porcentajes originales”, opinó.

De todos modos aseguró que se representa una propuesta que deberá estudiarse, sin perder de vista el real impacto que tendrá la reducción de los impuestos provinciales.

“Desde la Municipalidad debemos sumarnos para poder, de alguna manera, ayudar en el esfuerzo que están haciendo todos los vecinos en el reajuste tarifario”, resaltó.

El concejal del oficialismo, Marcos Nicolini, sugirió una disminución en los porcentajes que se aplican por ordenanza a la boleta de luz.

Iniciativa propia

El presidente de la bancada UCR – Cambiemos, Mario Civalleri, evitó emitir una postura y se escudó en la reunión de bloque que celebrarán previa al encuentro legislativo, aunque no descartó dar una señal en torno al debate que atraviesa a la sociedad.

En cuanto al proyecto de Integrar que aspira a limitar en un 25 por ciento las tasas que componen la boleta, alertó que contiene “errores técnicos” y adelantó que “estamos trabajando en una iniciativa propia”.

Y remarcó que independientemente del pedido para que los municipios ajusten las cargas tributarias, la modificación de la Ley 11.769 que la Gobernadora envió a la Legislatura bonaerense, afecta dos artículos que aluden a la distribución de fondos a las comunas, y que implicará la llegada de cerca de 36 millones menos en el caso de Tandil, en sintonía con el planteo que realizó el Gobierno a través del secretario de Economía, Daniel Binando.

“Es un impacto muy fuerte a los recursos municipales este cambio” en cuanto al pago del servicio de alumbrado público, justificó el exsecretario de Planeamiento y Obras Públicas y comparó que lo que se recauda a través de las ordenanzas “no tiene relevancia” frente a ese monto.

Espalda para el financiamiento

En diálogo con El Eco de Tandil el concejal Mauricio D’Alessandro adelantó que solicitarán el tratamiento sobre tablas, para lo que requerirán la mayoría simple, escenario que se develará hoy.

En primer término fue cauto en cuanto al impacto que podría generar la suspensión impositiva de los ítem locales en forma total en cuanto que podría desfinanciar el sistema.

Sin embargo, defendió la propuesta impulsada desde la bancada que integra junto a Gustavo Ballent y Nilda Fernández y dijo que la Usina Popular y Municipal tuvo el año pasado un superávit de 22 millones de pesos. Es decir que “no solo se está haciendo rica con la actualización de las tarifas sino con las tasas municipales que recauda”.

Marcó que la recaudación creció a partir de las ordenanzas que conforma la estructura de la facturación y que al Estado comunal “empezó a sobrarle plata por todos lados”.

“Al subir tan brutalmente la tarifa, esos porcentajes que eran muy pequeños cuando se establecieron, hoy son importantes”, evaluó.

D’Alessandro minimizó el impacto de la reducción que planteó Vidal –de quien se declaró adherente-, rechazó la advertencia que lanzó el Ejecutivo y replicó que tiene dos ordenanzas incluidas en la boleta de la Usina destinadas al mantenimiento del alumbrado público.

Entonces dijo que para sostener este servicio “hay cinco fuentes diferentes” por las cuales se recaudan fondos, con lo cual alertó que “se han ido montando y además no lo usa para lo que tiene que usar”.

“El año pasado la 2.505 se usó en gran medida para el relleno sanitario”, graficó y objetó que “usan la plata para lo que les da la gana”.

El concejal de Integrar, Mauricio D’Alessandro defendió el proyecto impulsado por la bancada que hoy tomará estado legislativo.

Para el Intendente, “la gente se había

acostumbrado a un poco de derroche”

El intendente Miguel Lunghi se sumó a la discusión sobre los aumentos tarifarios y opinó, en diálogo con la agencia de noticias Télam, que “las tarifas son altas y mucha gente tiene inconvenientes en pagarlas”, incluidas las “pymes, sanatorios, clínicas y empresas de fundición”, pero defendió que “indudablemente hay que aumentarlas”.

Con respecto a la medida de eliminación de cargas impositivas en las facturas de servicios públicos impulsada por el Gobierno nacional, y acatada por María Eugenia Vidal en la Provincia, manifestó que aunque está de acuerdo con reducir el impacto, se le hace muy difícil al Municipio llevarla a cabo e indicó: “En el presupuesto anual teníamos cien millones de pesos para obras, que tendremos que dejar de hacer”.

Para Lunghi, “tenemos que aprender a cuidar nuestra energía, hay un colapso, con los valores que se cobraban la gente se había acostumbrado a un poco de derroche, no seamos demagogos”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario