fbpx El Concejo aprobó la adhesión a la Ley Micaela y los empleados municipales deberán capacitarse en género – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

El Concejo aprobó la adhesión a la Ley Micaela y los empleados municipales deberán capacitarse en género

El proyecto, impulsado por el justicialista Facundo Llano con apoyo del bloque Integrar, se trató sobre tablas y salió por unanimidad. En vísperas al Día de la Mujer, hubo fuertes cruces entre ediles de Unidad Ciudadana y de la UCR Cambiemos por las políticas de género en la ciudad. Desde la barra, militantes feministas celebraron el debate y la adhesión del Municipio a la Ley Nacional 27.499.

Mariano Leunda

 

En vísperas al Día de la Mujer, el Concejo Deliberante aprobó por unanimidad la adhesión del Municipio de Tandil a la Ley Micaela, que establece la obligatoriedad de la capacitación en género a las personas que integran los tres poderes del Estado. La iniciativa la presentó el justicialista Facundo Llano, con apoyo del Bloque Integrar, quien consiguió que la UCR Cambiemos accediera al tratamiento sobre tablas y, tras algunas modificaciones, el acompañamiento de todo el cuerpo.

Desde la barra, un grupo de mujeres aplaudió las intervenciones de un debate que derivó en las diferentes miradas sobre las políticas de género a nivel local y celebró el nuevo paso que dio el Deliberativo en pos de erradicar la violencia machista.

En cuanto a la discusión, mientras desde la oposición reclamaron más acciones para garantizar la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) y la implementación de las Consejerías de Salud Sexual y Reproductiva, el oficialismo defendió la creación de la Dirección de Políticas de Género y Diversidad Sexual y la apertura de la Casa de Abrigo Martha Pelloni.

Será obligatorio

La normativa sancionada ayer establece “la capacitación obligatoria en la temática de género y violencia contra las mujeres para todas las personas que se desempeñen en el ámbito público municipal, en todas sus funciones y jerarquías, referido a los poderes Ejecutivo y Legislativo del Municipio de Tandil”.

Además, determinó que la autoridad de aplicación será la Dirección de Políticas de Género y Diversidad Sexual, que deberá establecer convenios y articular el trabajo  con el Instituto Nacional de las Mujeres, en función a las certificaciones de calidad de las capacitaciones que se elaboren e implementen.

La formación comenzará dentro del año de entrada en vigencia de la ordenanza y se difundirá el avance en cada área, con el porcentaje de las personas que cumplieron con la disposición.

Por otra parte, se prevén sanciones disciplinarias para las personas que se nieguen sin justa causa a realizar las capacitaciones previstas, y se invita a entidades intermedias a establecer, propiciar e impulsar en sus asociados, las referidas capacitaciones en género y violencia contra las mujeres.

El oficialismo y Unidad Ciudadana dieron luz verde a las obras con recursos del FAS

En el primer tramo de la sesión, el oficialismo y Unidad Ciudadana aprobaron la imputación del saldo del ejercicio 2018 del Fondo de Ayuda Solidaria (FAS) a obras en el Hospital Santamarina. El justicialista Facundo Llano e Integrar no acompañaron y reiteraron los cuestionamientos al uso de recursos afectados para fines distintos a los que establecen las tasas impuestas a los contribuyentes.

De este modo, el Sistema Integrado de Salud Pública (SISP) utilizará 1,7 millones de pesos para la obra de los ascensores (monto que será devuelto al FAS); 1,6 millones para el Arco en C; ejecutará un plan de siniestralidad y reducción de focos de incendio; 246 mil pesos se usarán para puertas de emergencia y rampas; 250 mil pesos para el traslado de la morgue al subsuelo; avanzarán con el recambio de aberturas; otros 630 mil pesos para aberturas de la sala tercera y otros 850 mil para las de la sala cuarta; 950 mil para reparación y colocación de postigos; obras en el laboratorio; 80 mil pesos para la salida de emergencia en la sala de preparación; otros 260 mil para la sala de extracción y recepción; 412 mil para la sala de espera independiente; 60 mil para detectores de humo y luces de emergencia; 350 mil pesos para el recambio de los pisos del pasillo del quirófano; 1,3 millones de pesos para techos y aleros en el área de infectología; 2,5 millones para reformar el buffet; 3,2 millones para construir baños públicos y 730 mil pesos para reformas en el Hospital Larreta de María Ignacia.

“Manotean la plata del FAS”

El concejal Facundo Llano rechazó el uso de los 15,4 millones de pesos que no se ejecutaron en 2018 para obras del Hospital y recordó que en el artículo 23 del presupuesto “optaron por desafectar esos fondos”.

Al argumentar su voto negativo, sostuvo que si el fondo afectado tiene 15,4 millones de pesos al término del ejercicio 2018 se explica porque “faltó gestión para la ejecución, publicidad, andamiaje administrativo, alcance de los beneficiarios, herramientas de distribución para sostener los derechos de las personas alcanzadas por ese fondo”.

El concejal justicialista, que hace dos años presentó un proyecto para modificar la ordenanza del FAS, apuntó que la subejecución amerita que el Ejecutivo, el Legislativo y el Sistema Integrado de Salud (SISP) estudien la herramienta y la reformen para mejorarla.

Por otra parte, reparó en que se está cobrando un impuesto del 3,5 por ciento a los usuarios del servicio de energía eléctrica para el FAS y por lo tanto, si hay recursos subejecutados, se debería achicar la carga tributaria o sostener políticamente la herramienta a partir de mejorar la ordenanza en cuanto al destino de esos fondos.

“De lo contrario, estamos engañando a quien contribuye a un fondo afectado a un fin específico, cobrándole a fines recaudatorios y usándolos para otra cosa”, dijo y aclaró que coincide con la conveniencia de realizar las obras en el Hospital, pero “no hacen a la legitimidad respecto a los fondos utilizados”.

El justicialista hizo hincapié en la “legalidad”, teniendo en cuenta que el impuesto se cobra para un fin pero luego se utiliza para otros. “Manotean la plata del FAS”, dijo e insistió en avanzar con la reforma de la ordenanza que lo creó.

Por otra parte, apeló a ser cautelosos con los impuestos que van atados a los servicios, que crecieron exponencialmente a partir de los tarifazos.

Desde Integrar, Mauricio D’Alessandro citó el caso de una niña que padece cáncer y debe afrontar una operación en el Garrahan, pero no cuenta con medios para pagar el alojamiento. Consideró que para esas situaciones se deberían utilizar los recursos del FAS.

Además, apoyó la visión de Facundo Llano y destacó la importancia de gastar el dinero recaudado por las tasas en la finalidad para la que se creó el impuesto.

El compromiso y el “colapso”

Por su parte, el presidente de la Comisión de Salud Alejo Alguacil remarcó que estaba en tratamiento el conjunto de obras que realizarán con el excedente del FAS y colocó en otro plano el debate por la modificación de la ordenanza. En esa línea, destacó que no hubo objeciones de los bloques a las obras establecidas para invertir los más de 15 millones de pesos del FAS.

Al mismo tiempo, reiteró el compromiso de tratar el proyecto de modificación de la herramienta y agregó que se puso a consideración del Ejecutivo la iniciativa del Bloque Justicialista, pero que aún no se lograron los consensos. Además, anticipó que trabaja en una propuesta para crear el Fondo de Infraestructura en Salud, que tomaría recursos de la Ordenanza del FAS, en un intento por zanjar las diferencias que genera la reforma de la norma creada por el doctor Daniel Grasso.

“Nunca fue la intención política retirar de la discusión la reforma del FAS, ya sea por el objeto, el financiamiento o la ampliación”, aseguró Alguacil.

En tanto, Unidad Ciudadana acompañó el uso de los recursos para obras en el Hospital, aunque le marcó al oficialismo que no es novedad que el edificio es centenario y que durante el año pasado el centro asistencial estuvo al borde del “colapso” por problemas con el gas, el agua caliente y los ascensores, entre otros problemas.

Tras las críticas por las falencias que presentan distintos sectores del nosocomio, le otorgó un voto de confianza al Ejecutivo, aunque le recordó al intendente Lunghi –“que además es pediatra”- que podría haber previsto ciertos problemas de infraestructura en los 16 años que lleva al frente de la gestión.

 

 

 

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario