El Consejo Económico y Social acordó trabajar en el diagnóstico y respuestas frente a la crisis

La primera reunión se desarrolló en el Mumbat, con representantes de diversos sectores de la comunidad y funcionarios de organismos provinciales y nacionales. Las organizaciones se mostraron dispuestas a dialogar y a buscar alternativas ante las situaciones emergentes. Tras la presentación, la semana próxima se concretarán las reuniones de las mesas Productiva y Social.

Rody Becchi

Ayer se puso en marcha el Consejo Económico y Social de Tandil, integrado por el Municipio, las organizaciones de la comunidad y los organismos provinciales y nacionales. La mesa, ámbito de diagnóstico y propuestas en el marco de la crisis económica y social, surgió a partir de un proyecto legislativo del concejal justicialista Facundo Llano, quien encontró eco en el Ejecutivo a instancias del jefe de Gabinete Julio Elichiribehety.

En el Mumbat, representantes de entidades empresariales y sociales, además de los funcionarios de Provincia y Nación, escucharon la presentación general y brindaron sus apreciaciones sobre la situación que atraviesa cada sector y las expectativas que genera el flamante Consejo. En general, todos agradecieron la convocatoria y celebraron la iniciativa que se aprobó por unanimidad en el Concejo Deliberante.

Participaron dirigentes de la Cámara Empresaria, Sociedad Rural, Federación Agraria, Instituto Mixto de Turismo, Asociación de Mujeres Empresarias y Profesionales, Cámara Agroindustrial, Usina de Tandil, Cluster Quesero, Cluster Porcino, Red de Comedores Comunitarios, Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), autoridades de la Escuela de Educación Técnica 3 y de la Unicen, funcionarios de Anses, Pami, Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación, Defensa Civil y Consejo Escolar.

Además, asistieron el presidente del Concejo Deliberante Juan Pablo Frolik, el concejal justicialista Facundo Llano, concejales de la UCR Cambiemos encabezados por Mario Civalleri, el legislador de Integrar Gustavo Ballent, los secretarios de Desarrollo Local Raúl Moyano y de Desarrollo Social Alejandra Marcieri.

Tal como había anticipado el presidente del bloque Rogelio Iparraguirre, no asistieron concejales de Unidad Ciudadana. Además, tampoco envió representantes la Mesa Intersindical de Tandil, alineada con la conducción del PJ local.

La faz operativa

En principio, el jefe de Gabinete Julio Elichiribehety realizó una introducción sobre el Consejo Económico y Social que está integrado por todos los sectores de la comunidad. Sostuvo que el espíritu es realizar un diagnóstico y construir “un mapa de información” para poder dar respuestas ante la coyuntura. “Estamos en una situación compleja”, reconoció.

Tras el encuentro inicial de ayer, la semana próxima habrá dos reuniones, una de la Mesa Productiva y otra de la Mesa Social. Esos espacios tendrán una “dinámica más resolutiva”, definió el jefe de Gabinete. En tanto, anunció que el próximo plenario tendrá lugar el 18 de diciembre.

Entre los objetivos, delineó que se generarán respuestas inmediatas a partir de Desarrollo Social, propuestas de articulación con organismos nacionales y provinciales, y la articulación con el Acuerdo del Bicentenario donde se tratan proyectos a mediano y largo plazo.

Elichiribehety remarcó que se trata de un espacio de encuentro y de diálogo convocado por un lapso de 180 días, por lo cual se podrán derivar algunas propuestas que se generen al ámbito del Acuerdo del Bicentenario.

Tras definir las cuestiones de funcionamiento y comunicación con las organizaciones, concluyó que el Consejo Económico y Social “pretende ser una herramienta que nos va a aportar en la medida que aportemos”.

 Las responsabilidades

Por su parte, el concejal Llano explicó que el proyecto surgió a partir de una ronda de conversaciones, donde conoció las inquietudes y demandas de distintos sectores, al tiempo que trazó como objetivo “estar a la altura de la realidad y las demandas de la comunidad”.

Explicó que la minuta de comunicación se votó por unanimidad y que el decreto que firmó el intendente Lunghi “recrea el espíritu de la minuta”, por lo cual deseó que “ojalá podamos ir dando respuestas”.

Al mismo tiempo, reparó en la responsabilidad de los funcionarios y representantes del pueblo, pero también de los distintos sectores de la sociedad civil ante las consecuencias de la crisis económica y social. Por último, confió en que el espacio “puede brindar respuestas” ante situaciones complejas.

El diagnóstico inicial

Luego de la presentación, los participantes tuvieron unos minutos para presentarse y plantear la realidad de cada sector. Comenzó Moira Sanpedro, de la Asociación de Mujeres Empresarias y Profesionales, que cuenta con más de 150 socias, quien lamentó que hay un montón de cosas que explican pero no justifican la situación de crisis que atraviesa el país.

Desde la Cámara Empresaria, Agustín Usandizaga resaltó que las mesas productivas son necesarias y cuestionó la “carga pesada” que afronta el sector empresario. Anticipó que la principal demanda es “liberar la carga para que pueda tomar dinamismo y crear trabajo”.

Dardo Alonso, de Federación Agraria, reseñó que el pequeño y mediano productor “está complicado”, ya que viene de la peor sequía en 50 años, afronta una enorme presión impositiva y en su empresa a cielo abierto aún no conoce las dimensiones de las heladas tardías de estos días, que “van raleando el ingreso de divisas al país”.

Advirtió, como ejemplo, que los ganaderos están liquidando vientres, con lo que eso significa para el futuro de la producción, y agregó como otros dos problemas centrales las altas tasas de interés que impiden el acceso al crédito y el costo de las tarifas y el gasoil. “Los impuestos son asfixiantes y la política no ha tenido respuestas”, lamentó.

Por la Usina, Matías Civale confió que “venimos mirando con preocupación” la retracción del consumo de energía del sector productivo y “el incremento de la mora y falta de pago” en el aspecto social, al tiempo que informó que la empresa de economía mixta trata de “paliar” en ambos casos. Anticipó que pondrá a disposición información del consumo de energía como indicador de la realidad económica y se mostró optimista en las respuestas que se puedan construir.

Por el Cluster Porcino, Fabián Amanto planteó que “compramos los insumos en dólares y vendemos en pesos”, al tiempo que remarcó que el sector “no tiene techo” frente a la demanda del mercado local y del exterior. Como otro problema, consignó la falta de financiamiento y advirtió que “estamos viendo cómo hacer para sostener el empleo”.

En relación a la situación social, Nicolás Carrillo de la CTEP explicó que la organización representa a aquellos que no tienen empleo y estimó que en Tandil hay unas 7 mil personas con planes sociales que se deben reconvertir en trabajo formal. Por otro lado, alertó que en la actualidad observa una “precarización de la vida cotidiana”.

En la misma línea, Mirta Piqueras de la Red de Comedores Comunitarios ratificó que “estamos frente a una crisis” y describió que trabajan para ayudar a la gente que queda desocupada. Además, bregó porque desde el consejo puedan surgir “medidas para resolver las situaciones emergentes”.

 

 

 

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario