fbpx El secretario de Economía desmintió a su par de Desarrollo Local en relación al cierre de negocios – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

El secretario de Economía desmintió a su par de Desarrollo Local en relación al cierre de negocios

Raúl Moyano escribió en el presupuesto que se dieron de baja más de 400 cuentas del Municipio en 2018. En contraposición, Daniel Binando informó que cerraron 313 y se abrieron 653. Además, indicó que hay 6473 emprendimientos en el padrón de contribuyentes de la TUAE, número que se mantiene estable desde 2017. Reconoció que bajó unos tres puntos la cobrabilidad de la Tasa Unificada a la Actividad Económica.

El Eco

Daniel Binando señaló que “el número está mal” en relación al indicador que aportó su par de Desarrollo Económico Local en el Presupuesto 2019 acerca del cierre de negocios ante las más de 400 bajas de cuentas municipales. El responsable de Economía desmintió la información que Hugo Moyano aportó en la memoria del área que se incluyó en la ordenanza madre y sostuvo que “desconozco la fuente de sus datos”.

“En 2018 se dieron de baja 313 negocios y se abrieron 653, que les dimos de alta. En 2017 se abrieron 734 y se dieron de baja 373. No voy a negar que la situación macroeconómica lleva a regular qué tipo de comercio vamos a tener. En momentos expansivos, en economía, siempre aumenta la cantidad de cuentapropistas y de comercios minoristas que aparecen. Después, en el mediano plazo, se ve realmente qué dimensión de comercio tenemos, no se puede analizar en el corto plazo”, explicó desde una visión técnica el titular de Hacienda.

Como ejemplos, recordó los tiempos en que proliferaron las canchas de paddle, cuando “hoy cuesta encontrar una”, o los parripollo, que ya no quedan representantes en ese rubro.

“Con respecto a la cantidad de comercios que tenemos, estamos en los números del promedio del padrón, por encima de los 6200 comercios, que es el nivel que hemos tenido, por lo menos, desde 2017 cuando hemos llegado a 6 mil comercios registrados en el Municipio”, dijo y puntualizó que en 2018 se registraron 6473 en el padrón de la comuna. “Indudablemente, si cerraron muchos, eso lo veremos en las bajas del 2019, no lo puedo ver ya”, señaló.

Por otra parte, a partir del trabajo del área, evaluó que la mayoría de las bajas son de negocios chicos. “El caso más importante de cierre que tuvimos fue el de Metalúrgica. Esa era una cuenta muy importante”, lamentó.

Más de cuatrocientos negocios cerraron en 2018 y las nuevas inversiones no compensan las bajas

Las bajas de oficio

Binando informó que desde 2011 cuentan con un sistema donde cargan las bajas y altas de las cuentas de la Tasa Unificada de Actividad Económica (TUAE) y llevan los números a enero de cada ejercicio. Y reveló que las estadísticas del año pasado recién las tuvieron disponibles en enero.

“Todos los años hacemos una campaña y verificamos, porque los comercios chicos generalmente no vienen a darse de baja y siguen generando deuda por el régimen simplificado, que es un monto fijo. Entonces salimos a buscarlos o le damos la baja de oficio”, reseñó y ratificó que, tras esos rastrillajes, el trámite administrativo se completa con decretos publicados en el Boletín Oficial.

Cambios en el comercio

El funcionario precisó que muchos negocios chicos abren, funcionan un tiempo y cierran, pero además muchos continúan su actividad a través de las redes sociales. “Lo que está sucediendo mucho ahora es que arman cierta clientela, sobre todo con el tema de las comidas, y después se dan cuenta de que no pueden mantener el comercio y se manejan a través de las redes sociales. Es tremendo el tema de comidas a través de las redes sociales”, citó como ejemplo.

Al mismo tiempo, analizó que “hay un sinnúmero de causas por las cuales se da de baja un comercio” y por caso, agregó que en el caso de los espacios que ocupaban Musimundo y la zapatería Índigo (se mudó) se va a construir un complejo con nuevos locales.

Por otra parte, mencionó que en los registros del Municipio observan que se abren negocios fuera del centro y se extienden hacia la periferia, “en circuitos de barrio”, y lo atribuyó a los precios de los alquileres que cambian en relación a las zonas.

“Creo que hay un gran cambio en el tema comercial que se está dando. Primero con las redes sociales que a niveles de Ingresos Brutos, en reuniones, no saben cómo pueden llegar a tributar igual que un comercio que abre, porque ahí habría una desventaja comercial”, recalcó.

Como otro elemento, mencionó “la forma de pago de aquellos que pueden solventar algún tipo de crédito con tarjeta y otros que no” y sumó las “situaciones personales, como locales que se fueron o cerraron porque va a haber una ampliación, un emprendimiento de construcción; otros porque los dueños se retiran de la actividad”.

Sostuvo que “las variables tomadas y en el corto plazo, realmente, producen errores” y reconoció que Desarrollo Económico Local informó el cierre de más de 400 cuentas municipales pertenecientes a negocios en el Formulario 1 del Rafam.

Bajó la recaudación de la TUAE

Por otra parte, Binando concluyó que “ha bajado el nivel comercial” y reseñó que lo detecta en la recaudación de la TUAE, que bajó en el orden de los tres puntos, más que por el número de empresas y comercios.

Precisó que en 2018 va a estar cerca del 75 ó 78 por ciento la recaudación sobre lo facturado por los negocios. Si bien se superó el monto estimado por efecto de la inflación, la cobrabilidad bajó con respecto a sus niveles históricos.

Repasó la en la TUAE, el comerciante presenta una declaración jurada sobre lo que facturó y después paga. “En el monto que viene declarando y en cómo lo paga, ha disminuido la cobrabilidad. O tarda más días en pagar, ya no es tan inmediato, o genera deuda”, detalló.

En relación a los pagos diferidos, agregó que “se toman más días porque es parte del valor, debido a que el dinero tiene otro valor más importante con tasas de interés altas que con tasas bajas. Ahí veo que la situación macroeconómica a nosotros nos lleva a una menor cobrabilidad, lo que no ocurre con las otras tasas: la de servicios generales y la de obras sanitarias”.

Atribuyó la menor cobrabilidad a que “el comerciante minorista, al haber tanta diferencia entre el Índice de Precios al Consumidor y el Mayorista, para seguir manteniendo un nivel de ventas ha resignado utilidades”. Y agregó que en un país con un gran mercado paralelo, en tiempos de restricciones, aumenta la evasión.

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario