fbpx En otro debate con eje en la Usina, el oficialismo mostró magros argumentos para defender las LED – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

En otro debate con eje en la Usina, el oficialismo mostró magros argumentos para defender las LED

El expediente para invertir 20,5 millones en 1620 lámparas led quedó “pegado” a la deuda que la Usina contrajo con el Municipio por el atraso en obras del alumbrado. Los concejales de la oposición fueron letales al plantear sus objeciones. El oficialismo atajó lo que pudo. Enfurecida, Nora Polich expresó que “al Intendente se lo defiende”, pero admitió que tiene “dudas” sobre el acuerdo de accionistas.

El Eco

Una vez más, la Usina Popular y Municipal de Tandil fue eje de un espeso debate legislativo ayer, donde hubo fuertes argumentos de la oposición y flojas respuestas del oficialismo. El disparador fue la autorización para financiar el recambio de  luminarias a LED con recursos municipales, pero también hizo foco en el Acuerdo de Accionistas y rozó el proyecto de parte del oficialismo para no aplicar la suba de la tasa de alumbrado público que fue remitido para una opinión del Ejecutivo.

La sesión comenzó con temas relevantes, como la resolución para apoyar a los tomadores de créditos UVA para vivienda única y automotores, que salió por unanimidad. También se aprobó y debatió con intensidad la asignación de indicadores a la Zona Especial de Interés Urbanístico (ZEIU) 32, que comprende el área de la cantera Catoni, club La Movediza y el entorno del cerro La Movediza (ver aparte).

Pero sin dudas, los cruces más picantes los generó la Usina, donde hasta el propio oficialismo no logró zanjar sus diferencias y sacó a la luz sus “matices”. La muestra fehaciente fue que la concejal Nora Polich reconoció dudas sobre el Acuerdo de Accionistas y admitió que acompañaba por lealtad, porque “al Intendente se lo defiende”.

Los cuestionamientos

En principio, el presidente de la Comisión de Economía José Luis Labaroní resaltó las bondades del proyecto del recambio de 1620 luminarias a LED y los beneficios para la ciudad, como el ahorro energético en el consumo del alumbrado, afirmaciones con las que acordaba la totalidad del cuerpo. Al mismo tiempo, refirió que resta trabajar y discutir “el otro tema”, en referencia a la adenda al Acuerdo de Accionistas por la deuda que contrajo la Usina con el Municipio, que aún está pendiente de tratamiento.

Enseguida, el justicialista Facundo Llano, crítico del asunto en discusión, consideró que resulta inescindible el Acuerdo de Accionistas del proyecto de las LED, y le enrostró a Labaroní que ni siquiera se animaba a nombrarlo.

Luego, sacó a la luz la planilla que presentó la Usina con las obras ejecutadas para ponerse al día a partir de la deuda que contrajo con el Municipio y manifestó que no cuenta con un informe del Ejecutivo sobre el cumplimiento de las obligaciones de la concesión. Al analizar la información, el concejal remarcó que en algunas avenidas, la empresa de economía mixta realizó el recambio de globos a sodio y luego a LED y que en otras arterias consignó el cambio a sodio para poco después pasar a LED. Por lo cual, se vuelve imposible comprobar si cumplió con las obligaciones que le impone la concesión. “Primero zanjemos las dudas del grado de cumplimiento de la Usina antes de gastar la plata de los vecinos”, reclamó y agregó que “el objeto es el mismo” en referencia a la transformación del alumbrado.

Sobre la imputación a la Ordenanza 2505 de las de 1620 luminarias LED, reiteró sus cuestionamientos por la falta de claridad en cuanto al costo del proyecto -20,5 millones de pesos cuando las lámparas y la mano de obra se cotizaron en 14 millones- y objetó la compra de las lámparas por parte de la Usina cuando el Municipio debía realizar una licitación pública porque “son fondos del Estado”.

El mundo en el expediente

En la misma línea hizo sus aportes Darío Méndez, de Unidad Ciudadana, quien marcó que perdieron totalmente la confianza en la Usina y señaló que el Municipio pagó tres veces las lámparas que se van a colocar.

En tanto que Labaroní volvió a defender el accionar de la Usina y aseguró que realizó un concurso de precios nacional para adquirir las 2400 lámparas, de las cuales 1620 se pagarán con fondos de las arcas municipales. A pesar de su esfuerzo, no pudo rebatir los dichos de Llano, quien ya adelantó que hará una presentación ante el Tribunal de Cuentas.

Sobre los costos del proyecto, el radical leyó el detalle del presupuesto anexado, donde figuran gastos de proyecto e inspección que el Municipio le deberá pagar a la Usina, ejecutora de la obra.

“El mundo está acá”, enfatizó el justicialista en referencia al expediente y a que los argumentos del oficialismo no figuran en la documentación, sumado a que tampoco dejan discriminan qué cuadras se harán con recursos públicos y cuáles entran en las 780 que pagará la Usina como parte de sus obligaciones por tener la concesión del servicio eléctrico de Tandil y del alumbrado público.

Promediando la discusión, entró el presidente de la UCR Cambiemos Mario Civalleri, que le facturó a la oposición las “sospechas”, “chicanas” y “declaraciones rimbombantes” sobre la empresa más importante de los tandilenses, al tiempo que defendió la adenda al Acuerdo de Accionistas, ya que el endeudamiento se permitió para que la empresa no quebrara. Desde el peronismo contraatacaron y lamentaron las descalificaciones a sus colegas cada vez que realizan alguna crítica a la gestión.

Superado ese embate, desde la oposición reclamaron varias veces las explicaciones sobre los costos y la superposición de obras con las que habría ya ejecutado la Usina, pero Labaroní -que recalcó que el tema lo trataron siete veces en comisión- respondió con la lectura del presupuesto de la empresa de economía que obra en el expediente y no logró conformar a su par Llano.

Lealtad y dudas

Un párrafo aparte merece la intervención de Nora Polich, quien junto a Marcos Nicolini y Gabriel Bayerque, había planteado dudas sobre el asunto en debate. En principio, confió que iba a mantener silencio, pero “no sería yo si en este recinto no hablo de este tema”.

Atribuyó su acompañamiento al juego de las mayorías y criticó los argumentos de sus pares de bloque, que no respetaron su pedido de ser prudentes en las argumentaciones.

Polich dijo que “hemos puesto los ovarios, y los que no tienen ovarios lo que tienen, para defender a este Gobierno municipal”, y expresó su “lealtad de marcar lo que corresponde y lo que me parece que no está bien”.

Atribuyó “este fárrago” a que el proyecto de ordenanza incorporó las 780 luminarias que debe pagar la Usina en el marco del llamado Acuerdo de Accionistas, en el expediente para imputar las 1620 del Municipio al fondo especial de la 2505.

Compartió la postura de Llano y refrendó que en el Concejo “lo que hablan son los expedientes, porque en base a ellos se toman decisiones”. Citó la primera foja, donde se introduce el Acuerdo de Accionistas, que “es lo que genera tantas dudas”.

Polich marcó que en función de los consensos, “los que teníamos alguna disidencia atendible y alguna duda atendible, dijimos ‘hagamos lo que se debería haber hecho desde el primer momento’: imputar a la 2505 las 1620 lámparas como si hubiera sido un trámite común y de forma” y sumó que “le agregamos que esto no tiene nada que ver con el Acuerdo de Accionistas”.

Sobre el final, expresó que “me someto a las mayorías”, aunque reconoció que muchas de las críticas de la oposición ya se habían manifestado en las comisiones. “Al Intendente se lo defiende”, subrayó y recordó que “me he matado con la oposición por la transparencia”, para admitir que “me duele y no duermo por tener alguna duda”.

 

El Concejo expresó su preocupación

por los tomadores de créditos UVA

 

Por unanimidad, el Concejo Deliberante manifestó “preocupación” respecto a la “actual situación que atraviesan los tomadores de créditos para la adquisición, cambio y/o construcción de vivienda única de ocupación permanente y respecto a los tomadores de crédito automotor bajo la modalidad UVA (Unidad de Valor Adquisitivo)”. Además, enviará la resolución a los poderes legislativos provincial y nacional e invitará a otros municipios a manifestarse en igual sentido.

El concejal justicialista Facundo Llano, que recogió la inquietud de integrantes tandilenses del Colectivo Autoconvocados Créditos UVA de la Provincia de Buenos Aires y redactó la ordenanza, sostuvo que Tandil no escapa a la situación del país y explicó el funcionamiento de estos empréstitos.

Agregó que desde la implementación, las UVA sufrieron un 146 por ciento de aumento, lo que vuelve “insostenible” para los tomadores afrontar las cuotas mensuales que “crecen exponencialmente, pero además, sumando un carácter gravoso, el ajuste del capital. Por lo tanto, a pesar del cumplimiento continuo, porque no hay morosidad, es imposible ir achicando ese capital”.

Ató esa situación a la marcha de la economía y bregó para que la política pueda aportar soluciones profundas para superar este problema, evitando que los beneficiarios caigan en la morosidad.

También valoró que el bloque oficialista acompañara la resolución, hecho que “no se dio en otras esferas”.

De inmediato, el presidente de la bancada de Unidad Ciudadana, Rogelio Iparraguirre, valoró el consenso alcanzado por el cuerpo deliberativo y el apoyo del oficialismo “en una muestra de comprensión de la gravedad del cuadro económico y de su dimensión social, actitud que sus pares de Cambiemos de Provincia y de Nación no están dispuestos a imitar”, y citó las declaraciones de funcionarios que descartaron cualquier proyecto de ley en este sentido.

Por otro lado, citó la “confianza” que las familias trabajadoras depositaron en el Presidente –que difundió estos créditos- al optar por esta herramienta para llegar a su primera vivienda. “Lo que era un sueño se está convirtiendo en un infierno”, dijo y rescató que “aún así, están haciendo esfuerzos para, mes a mes, cumplir con las cuotas”.

En tanto, el radical José Luis Labaroní sostuvo que los créditos UVA fueron diseñados para “economías estabilizadas, donde la inflación es el menor de los problemas” y también hizo referencia a las fuertes restricciones de los salarios. “Tiene que haber un proceso de revisión de este sistema”, evaluó y apuntó, en principio, a los bancos oficiales que tienen entre los tomadores a muchos empleados públicos a los que se les descuenta del sueldo en forma directa, por lo que no registran mora.

Como tomador de un crédito UVA, el edil anunció que el Banco Provincia ha mandado una notificación a los clientes por esta situación, aunque llamó a “poner en equilibrio” las variables que se dispararon y los salarios.

 

El ZEIU 32 y los reclamos de la Asamblea Ciudadana

En el primer debate de la sesión, los concejales calentaron motores con el proyecto para otorgarle indicadores urbanísticos al ZEIU 32, que salió por mayoría. Ahí se dio el primer cruce del presidente de la bancada oficialista con la oposición. Mario Civalleri interpretó en los dichos de Facundo Llano una intención de generar “sospechas” sobre el proceder del Gobierno municipal en torno a cuestiones vinculadas con proyectos urbanísticos.

En principio, Marina Santos, exdirectora de Desarrollo Urbano, brindó una explicación técnica de las áreas previstas como ZEIU por el Plan de Ordenamiento Territorial (PDT).

Recordó que el 2011, Santiago Paz, propietario de parcelas ubicadas en el ZEIU 32 (lindero al cerro La Movediza), presentó un proyecto particular para dividir su territorio, lo que generó un expediente. Con la intervención de la Comisión de Gestión Territorial y de áreas técnicas de la comuna, se determinó la asignación de indicadores a toda la zona que presenta variaciones topográficas y afloramientos rocosos. Es decir que se dejó de mirar el proyecto particular para analizar de manera integral toda la zona especial, teniendo en cuenta el escurrimiento de las aguas. Sin embargo, una disposición de la Provincia derivó en la creación de un área nueva, deslindando los sectores serranos.

Por otra parte, informó que todos los concejales recibieron un email de la Asamblea Ciudadana por la Preservación de las Sierras, con un comunicado en el que señalaban que el Deliberativo influía en un juicio contra la cantera Catoni, y aclaró que no se modificó nada con respecto a ese predio, ya que no quedó involucrado en el proyecto en debate. Santos afirmó que “no nos vamos a tirar los tiros en los pies” afectando a ese sector, ya que que “fuimos el Gobierno que más defendió, con el cuerpo” las sierras a partir de la Ley de Paisaje Protegido.

“Páginas en blanco”

Por su parte, Rogelio Iparraguirre definió a las ZEIU como “páginas en blanco” que dejó el PDT para que los representantes del pueblo les pongan los indicadores tras realizar los análisis pertinentes. Y en el caso de la 32, explicó que una cuarta parte de ese territorio reunía las condiciones para poder avanzar con los indicadores y era “conveniente” desde el punto de vista del desarrollo urbanístico.

El referente de Unidad Ciudadana descartó que el proyecto involucre cuestiones ambientales o patrimoniales y lo acotó al urbanismo, refrendando la intervención de Marina Santos. Por eso, manifestó su “respeto” por la Asamblea, pero dijo que “no hay que ver fantasmas”, porque todo consta en el expediente.

Al mismo tiempo, resaltó que el oficialismo tiene que alcanzar los consensos para tratar “en la próxima sesión o en la que viene”, la creación de dos nuevas ZEIU, en los predios de Metalúrgica Tandil y Metan, que fue “la palabra empeñada por el Intendente a los trabajadores”.

“No les doy laureles”

En disidencia, Facundo Llano destacó que tras el decreto que le dio vigencia al PDT, el Municipio debió trabajar en un Plan Urbano de Detalle para los ZEIU privados, concretar estudios de impacto ambiental y darles indicadores. “Nada de eso ocurrió en la mayoría de los ZEIU, que están dibujados como páginas en blanco en el partido de Tandil”, reclamó y se mostró a favor de avanzar en este sentido para otorgar a los privados certezas sobre lo que pueden hacer en sus propiedades, ya que hoy no pueden hacer nada por “ineficiencia” del Estado.

En este caso, marcó que Santiago Paz hizo todo el camino y su convenio urbanístico llegó al Concejo Deliberante. Por eso, cuestionó que “todas las áreas” del Municipio hicieron en camino inverso, al trabajar sobre el proyecto particular en lugar de comenzar por el área completa, y señaló que “no les doy laureles” porque “no trabajaron como la metodología del PDT lo indica”.

Llano sostuvo que “este ZEIU lo durmieron años” y estimó que alguna “decisión repentina” llevó al oficialismo a tomar una definición, por lo cual sostuvo que debe ser una política de Estado para no beneficiar sólo a algunos privados. “Nos tenemos que dar un tiempo más, porque no están claras las cuestiones ambientales”, propuso.

“Mezcla” y “sospecha”

Salió al cruce Mario Civalleri, quien dijo que el Estado municipal no tiene plazos para trabajar las ZEIU y habló de la “oportunidad” como, por ejemplo, en relación al sector que se utilizó para la urbanización del Procrear, donde el Estado respondió “con un traje a medida” al dar los indicadores a un proyecto determinado, “sin dar tanta vuelta ni generar tanta sospecha”.

Reconoció que hay una “inmovilización” de la tierra hasta que no se otorgan indicadores y cargó contra Llano, porque “mezcla muchas cuestiones”, al tiempo que defendió el trabajo que se realizó en este caso, donde “se han respetado todas las instancias”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario