Los trabajadores municipales acordarían un bono de fin de año de 3.500 pesos en dos cuotas

El secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales de Tandil, Roberto Martínez Lastra, se refirió ayer a las reuniones mantenidas hasta el momento con el Departamento Ejecutivo en el marco de la paritaria. Entre los avances logrados, anticipó que la semana próxima cerrarían un acuerdo por un bono de fin de año de alrededor de 3.500 pesos, a cobrar en dos tramos.

En diálogo con “Dulce o Amargo” (programa de Tandil FM 104.1 de El Eco Multimedios), el dirigente gremial contó que en las últimas dos semanas se agilizaron las conversaciones de cara a la firma de un convenio paritario, con una fecha tentativa que sería el 26 de enero próximo, día del aniversario de la institución, aunque falta revisar alrededor de cincuenta artículos.

Detalló que también se logró avanzar en las primeras reuniones por el manual de funciones de enfermería, cuestión que “está encaminada” y que estaría cerrándose el 31 de enero.

Sin embargo, aclaró que “primeramente tiene que estar el convenio paritario y lo de enfermería sería un anexo, como el resto de los agrupamientos que se van a ir sumando después”.

Sobre el pedido del bono de fin de año, detalló que si bien la cifra pretendida desde el sindicato fue de 5 mil pesos, “la suma de la que está hablando es de alrededor de 3.500”.

De mantenerse ese número, Martínez Lastra deslizó que la venidera semana estarían llegando a un acuerdo para que los trabajadores lo cobren en dos cuotas, en enero y febrero próximos. “Si es esa cifra, estaríamos firmando la semana que viene”, afirmó.

El balance
del año

Seguidamente, a modo de balance del año, consideró que si se tiene en cuenta lo que ocurrió a nivel provincial, el Sindicato de Trabajadores Municipales de Tandil llegó a “un buen convenio salarial, siendo uno de los mejores que se ha firmado”, aunque reconoció que no alcanza.

Frente a ello, confió en que “el convenio paritario nos va a mejorar mucho la situación laboral del trabajador. El que entre a trabajar, ya va a saber cómo va a ser su período laboral y el convenio se va a ir acomodando dinámicamente cada dos o tres años, pero ya va a haber una pauta por la cual el trabajador sabrá dónde entró a trabajar y cómo va a terminar el día en que se jubile. Eso es algo más concreto que hoy no tenemos y espero que se firme, ya que será muy beneficioso para nosotros”.

El secretario general de los municipales rescató luego que en Tandil “no se da como en otros lados, que están peleando para pasar gente que está precarizada, en negro, a planta permanente. Esa ventaja nosotros la tenemos, que año a año estamos pasando todo lo que corresponde a planta, pero siempre el sueldo nuestro es bajo y hay que seguir subiéndolo”.

Aumento
salarial

En ese sentido, habló sobre la negociación salarial que se viene para el año próximo y aclaró que si bien el Ejecutivo pretende arribar a “un acuerdo global”, que contemple diferentes cuestiones, desde el sindicato no están dispuestos a “arreglar una pauta salarial si no sabemos cómo va a ir todo con respecto a la suba del dólar, que subió otra vez. Todo eso ya genera inflación, que después se ve en los artículos de primera necesidad, entonces, hay que ir con calma”.

Por lo pronto, desde la órbita gremial ya formalizaron una pretensión del 25 por ciento de aumento para 2018. “Ojalá sea un 20 por ciento porque sería más o menos aceptable”, dijo, con una cláusula gatillo en caso de ser superados por la inflación.

Sin embargo, detalló que desde el Ejecutivo local “no hablan de un 20, sino de un 15, entonces hay una diferencia”.
Martínez Lastra insistió entonces en que “un 20 por ciento sería aceptable, al menos para los primeros seis meses, y ver después. Nosotros arreglaríamos con ese porcentaje, siempre que queden seis meses para poder seguir negociando”.

Explicó que “lo que pasa es que siempre vamos un año atrasados en el pedido. Nosotros pedimos por lo que fue la inflación de este año, que va a cerrar más o menos en un 24 o 25 por ciento. Ellos hablan de lo que viene, pero en lo que viene, siempre venimos atrasados. Eso es lo que no pueden llegar a entender algunos funcionarios del Ejecutivo”.

Recordó por último que “este año el acuerdo fue de un 24 puro, más un 1 por ciento de antigüedad, y las categorías más bajas llegaron a un 38 por ciento y las más altas a un 32, si aplicamos lo del presentismo que suma también a un beneficio para los trabajadores”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario