Mientras se espera por el convenio de trabajo, se reeditan los conflictos en Vialidad y en Tránsito

El secretario de organización del Sindicato de Trabajadores Municipales, David Marconi.

El Eco

El Sindicato de Trabajadores Municipales de Tandil (STMT) recibió la semana pasada un borrador del convenio colectivo de trabajo que contempla unos diez puntos sobre los cuales aún no se alcanzó acuerdo con el Ejecutivo, que encendió un alarma al observar que se habían efectuado modificaciones que no estaban previstas.

Se trata del documento que dará un marco a la actividad laboral dentro del ámbito comunal, que cuenta con más de 300 artículos, y que avanza en el proceso de conformación con vistas a su rúbrica para comenzar a implementarlo.
En paralelo, en las últimas horas se reeditaron reclamos con los trabajadores de la Dirección de Vialidad y de Control Urbano Vehicular por acuerdos alcanzados el año pasado y que no lograron respuesta.

Es por eso que se concretaron una serie de encuentros con autoridades comunales, que ratificaron su decisión de solucionar el conflicto. En el transcurso de la jornada, en tanto, habrá nuevos acercamientos con el objetivo de solucionar el reclamo.

Diferencias

Desde su perspectiva, el secretario de organización, David Marconi, vislumbró un escenario “bastante complejo” en función de un reclamo “central” que alude a la conformación del convenio colectivo de trabajo, que dará un marco regulatorio a la actividad laboral en el Municipio.

El año pasado se logró un compromiso del Ejecutivo de conformar este documento en diciembre para iniciar el año con la firma de un acuerdo que ponga en marcha el encuadre desarrollado.

Ante El Eco de Tandil recordó que el 13 de enero pasado, luego de dos semanas de reuniones “intensas” las partes sentadas en las negociaciones alcanzaron un borrador del convenio colectivo de trabajo, con diez cláusulas pendientes que demandaban una revisión.

El jueves de la semana pasada el Ejecutivo “nos entregó las correcciones”, en una suerte de borrador final, “y nos encontramos con que había varios artículos, incluso en los que ya había acuerdo y por los que se habían firmado actas, que se modificaron”.

En algunos puntos, según Marconi, los cambios fueron “sustanciales” mientras que en otros aludieron a aspectos de redacción y forma.

Frente a ese escenario el secretario general, Roberto Martínez Lastra mantuvo una reunión el miércoles con el subsecretario de Gobierno, Miguel Lunghi (h) y el director de Recursos Humanos. “Dicen que no modificaron nada, que está todo igual, que es algo de ordenamiento; pero haciendo una prolija revisión del convenio vemos bastantes cambios que no deberían haberse dado porque no los acordamos”, sentenció el dirigente.

“No entendemos cuál es el sentido si habíamos acordado algunas cuestiones”, agregó.

Conflicto en
dos áreas

Por otro lado, las diferencias con el Ejecutivo marcaron la reactivación de un conflicto en la Dirección de Control Urbano Vehicular y en la de Vialidad.

En el primer caso, en octubre pasado los inspectores elevaron su reclamo por las condiciones de trabajo y plantearon objeciones en torno al responsable del área, Walter Villarruel.

“Al día de hoy no hemos tenido respuestas a las cuestiones de fondo; volvemos a tener los mismos problemas con el manejo del director, no se respetan los organigramas y hay una cuestión persecutoria hacia los compañeros que están sindicalizados”, resumió Marconi.

En cuanto a Vialidad, el dirigente refirió una situación similar y recordó que en agosto “firmamos un acta acuerdo en la que (el Ejecutivo) se comprometió a cumplir con algunas cuestiones que estaban reclamando los compañeros”, muchas de las cuales vinculadas a cuestiones operativas.

En ese sentido aludió al mantenimiento de las unidades, herramientas de mano, medidas de seguridad y sumó la demora en la conclusión del nuevo edificio donde funcionará Vialidad, que mudará su planta para liberar el predio donde está previsto el centro de convenciones, hotel y sala de entretenimiento.

En ambos casos dijo que ya se hicieron los reclamos correspondientes y que los trabajadores de esos sectores se mantendrán en estado de alerta, movilización y asamblea permanente.

“Hasta que no se vean cosas concretas y no nos pongamos de acuerdo en las cuestiones de fondo, nos mantendremos en este estado”, ratificó.

En tanto, el secretario de organización no descartó medidas en caso de no lograr una respuesta que modifique el escenario planteado. “No tenemos inconveniente si hay que tomar algún tipo de medida de fuerza del carácter que sea y manifestarnos para reclamar por los compañeros, pero siempre apostamos al diálogo para obtener una solución, aunque del otro lado no siempre es así”, cerró.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario