Opiniones encontradas: El aumento del boleto de colectivo

El concejal de Unidad Ciudadana, Darío Méndez, aportó su mirada sobre el recorte anunciado

El Eco

José Luis Labaroní

Concejal Cambiemos

“Las nuevas tarifas alcanzaron un valor posible, pero por ahí está lejos del ideal.

La situación que vivimos es lo suficientemente crítica, fundamentalmente para los usuarios del transporte público, y por eso no solo hay que ser sensible sino prudente para mantener el fino equilibrio entre quienes tienen que usar el servicio y quienes tienen que brindarlo.

Fueron 60 días de fuertes charlas y duros debates en la comisión, en los medios de comunicación y en nuestro bloque. En el transporte urbano, tenemos que tratar de garantizar el menor centavo posible.

Tengamos en cuenta a los empresarios, el servicio que prestan puede ser perfectible pero no es malo. Es de lo mejor que tenemos en el centro de la provincia de Buenos Aires. Quienes pagan el servicio son asalariados y con esta situación crítica que estamos viviendo, les estamos agregando un costo más.

No estoy de acuerdo con la fórmula que usa la Cámara de Transporte para el estudio de costos porque incluye el costo de oportunidad, que surge de una resolución del Ministerio de Transporte.

Lo que se buscó fue un justo equilibrio; el 50 por ciento de los costos del transporte corresponden al personal, que tuvo un aumento del 19 por ciento (15 por ciento de 2018 y 4 puntos de la cláusula gatillo por el año pasado) y volverá a abrir paritarias en octubre para revisar la inflación.

Los costos adicionales, como neumáticos, lubricantes y gasoil, representan un 34 por ciento de la estructura de costos, como así también la depreciación de los vehículos, que es el capital de las empresas.

Todas estas cosas me han generado dudas y me han llevado a poner el sistema en crisis. Hemos llegado a determinar el costo que vemos como posible para no desfinanciar el sistema y sabiendo que en octubre hay un hecho simbólico que afecta al 50 por ciento de esa estructura de costos (salarios), hemos decidido que el aumento debería ser de un 15 por ciento a partir del 28 de mayo y de 7 por ciento adicional con respecto al boleto anual a partir del 1 de agosto”.

——

Darío Méndez

Concejal Unidad Ciudadana

Es válido el pedido de aumento de los empresarios debido a la inflación y a las importantes variaciones en combustible, gomas, repuestos y la actualización salarial que representa más del 50 por ciento del costo del boleto.

El transporte público en Tandil está por encima de la media de la provincia. Es elogiable el gran trabajo de los transportistas, sobre todo para actualizar las unidades. Creo que a veces los tandilenses somos un poco injustos con los transportistas, sobre todo teniendo en cuenta que no son una gran empresa, no es el grupo Plaza ni Vía Bariloche, son empresas familiares.

Pero hay falencias de Estado municipal en relación al control sobre el transporte; los concejales recibimos denuncias por impuntualidades, el trato de los choferes, limpieza de los colectivos, los barrios a los que no llega. Hay pedidos pendientes y de acuerdo a las ordenanzas vigentes, el Concejo los puede extender dos kilómetros por año, pero no ejerce ese derecho a la espera del nuevo pliego licitatorio.

Los usuarios del transporte viven una retracción del poder adquisitivo. En los dos últimos años la inflación alcanzó el ciento por ciento y los salarios aumentaron el 60 por ciento, es decir que los asalariados son los grandes perdedores del modelo del ingeniero Macri.

Alguien tiene que parar la pelota. No se puede descargar los mayores costos sobre los pasajeros, que son aquellos trabajadores que no tienen vehículos.

Vamos a contramano del mundo con la quita de subsidios,  ya que en países de Europa el Estado aporta el 60 por ciento del costo del transporte.

Creo que hay que hacer un abordaje integral de todo. No nos animamos a dar las discusiones que tenemos que dar o habrá algún otro tipo de compromiso que yo desconozco.

Me pregunto por qué no adherimos al sistema SUBE, que permitiría beneficiar a los usuarios más vulnerables. La SUMO cuesta 10 millones de pesos por año. El próximo año finaliza el contrato con Eycon, el plazo del pliego licitatorio con las empresas y se abre la chance del enlace con el sistema nacional. Todo esto lo tenemos que empezar a discutir desde ahora.

Decidimos parar la pelota y como dijimos que las tasas no pueden ir por encima del índice de coeficiente salarial; decimos que las tarifas no pueden ir sobre el índice del coeficiente salarial en el servicio de luz y de gas, y también lo venimos a decir hoy acá, que tampoco creemos que pueda ir por encima del índice del coeficiente de actualización salarial el boleto de transporte plano de colectivo”.

 

“Es muy buena negociación”

Desde el Bloque Integrar, Mauricio D’Alessandro destacó la labor de la Comisión de Transporte y la discusión “franca” con los empresarios, que pedían el 29 por ciento. Anticipó que acompañaban “el aumento acumulado del 22 por ciento” y agregó que la inflación interanual hasta marzo es del 25,4 por ciento y subirá porque fue alta en abril. También recordó que el boleto no se actualizaba desde mayo del año pasado.

“La discusión que nos trae hoy es si el acuerdo con la Cámara de Transporte sobre la base del 22 por ciento, 15 más 7, si la cámara lo acepta, es una buena negociación”, concluyó.

En segundo lugar, coincidió en que la SUBE “claramente es una deuda. Hace dos años que se habla de eso, ha habido decenas de reuniones. Lo he hablado con el concejal Labaroní y me he comprometido a darle una mano en lo que se pueda ante el Ministerio de Transporte, pero sí claramente está perjudicando a los que menos tienen” que pagarían hasta un 55 por ciento menos del boleto.

Por último, salió al cruce de Darío Méndez y afirmó que “los subsidios son una mala solución, no hay que repetirla, más allá de la valoración política”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario