fbpx Pese a las objeciones de la oposición, la mayoría oficialista ratificó otra suba del boleto de micros – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Pese a las objeciones de la oposición, la mayoría oficialista ratificó otra suba del boleto de micros

El nuevo cuadro tarifario subirá dos pesos durante tres meses y pasará de 16,29 a 18,29 pesos desde el miércoles. Luego se elevará a 20,29 en mayo y a 22,29 pesos en julio. La oposición planteó sus objeciones y llamó a realizar un abordaje integral del tema y no limitarlo a la cuestión del boleto.

El Eco

El desenlace era esperado. Ayer al mediodía, el Concejo Deliberante, con el voto de la mayoría oficialista, aprobó el nuevo cuadro tarifario del transporte urbano de pasajeros que plantea un incremento escalonado en tres tramos. Así, desde el miércoles, el boleto plano pasará de 16,29 (valor actual) a 18,29 pesos; a 20,29 desde el 2 de mayo; y a 22,29 pesos desde el 1 julio.

En el marco de una nueva sesión ordinaria, los integrantes del bloque UCR Cambiemos alzaron sus manos para dar curso a la suba que se ubica en el orden del 40 por ciento.

Unidad Ciudadana y el justicialista Facundo Llano lanzaron fuertes críticas al Ejecutivo, llamaron a dar un debate integral del sistema sin dejar de lado el pliego para el llamado a licitación de un servicio que debe ser “prioritario”, pero que debe ser abordado con las herramientas necesarias y la decisión política del Estado comunal.

Durante el encuentro legislativo, el arco opositor en su conjunto también buscó avanzar sobre tablas con el proyecto para restituir las obras del Museo Municipal de Bellas Artes (Mumbat) cedidas a una sala privada, en una jornada clave que coincidió con la audiencia por el amparo impulsado por la Defensoría del Pueblo.

Sin embargo, los votos reunidos no alcanzaron a abrir la discusión en el recinto por lo que el expediente tomó estado legislativo para su tratamiento en Comisión.

Financiar el sistema

El presidente de la Comisión de Transporte, José Luis Labaroní (UCR – Cambiemos) abrió las intervenciones y expuso los argumentos que sustentan los valores, abordó el sistema del transporte público en la ciudad y ratificó algunas de las medidas que impulsará el Gobierno tendiente a promover el financiamiento del servicio en medio de un contexto complejo.

Antes de presentar el nuevo cuadro tarifario, reconoció la “dificultad” por lograr los “equilibrios necesarios” para sostener el sistema frente a las “necesidades” de los usuarios.

En cifras, dijo que se mantiene una demanda “inelástica” que se ubica en el orden de los 11 millones de boletos y cinco millones de kilómetros recorridos, que convierten una demanda de “casi 300 millones de pesos para funcionar”, dejando de lado la rentabilidad de la empresa y los costos variables.

 

 

En ese esquema, el presidente de la Comisión de Transporte no eludió el nuevo esquema de subsidios en manos de Provincia, que derivó en un “corte” a partir del congelamiento de los valores a diciembre de 2018.

En su argumentación planteó la necesidad de abordar el modo en que se financia el sistema. Y fue allí que citó la presentación de “algunas medidas”, como el proyecto para renovar los refugios para colectivos, que generará ingresos por seis millones de pesos; el programa para otorgar diez boletos gratuitos a jubilados, pensionados y excombatientes de Malvinas, que ampliará el universo de usuarios y permitirá sostener el precio del boleto; y la implementación del pasajero frecuente.

Luego comparó valores de otras localidades del país para reflejar que hoy Tandil no tiene el boleto más caro en relación con el resto del país, y destacó en el trabajo impulsado para “eliminar las diferencias” en cuanto a la brecha tarifaria.

 

Abordaje integral del transporte antes de su “colapso”

Darío Méndez, el concejal de Unidad Ciudadana y vicepresidente de la Comisión de Transporte, trazó los lineamientos del sistema, adelantó el voto negativo de la bancada, a la vez que alertó sobre el crecimiento de 210 por ciento en el precio del boleto desde 2015 a la actualidad, el último período de gobierno de Miguel Lunghi.

En primer lugar coincidió con el diagnóstico de su par del oficialismo pero mostró sus diferencias en cuanto a las soluciones frente a la problemática, por lo que ratificó la necesidad de generar un abordaje “integral” del sistema.

En ese sentido calificó de un “error” del Ejecutivo local no adherir a la SUBE, y a sus beneficios para los sectores más vulnerables de la sociedad, y planteó que, de haberlo hecho, “no estaríamos discutiendo las mismas cosas”.

Asimismo, reflejó la falta de relación entre el proceso de crecimiento de la ciudad con la extensión de los recorridos, y reclamó que “aún duermen” los reiterados pedidos de vecinos para que el servicio llegue a sus barrios.

 

En un repaso sobre el servicio, depositó las expectativas en la posibilidad que se abrirá a partir del vencimiento de la licitación, cuya discusión en la eventual reformulación de los pliegos de bases y condiciones podría generar propuestas de desarrollo de nuevos trazados para alcanzar más zonas de la ciudad sin impactar en los costos.

En otro párrafo de su exposición recordó las iniciativas impulsadas desde la bancada de Unidad Ciudadana, como la propuesta para implementar las tarifas diferenciales de acuerdo a los parámetros de la SUBE y la ampliación del sistema PASE, entre otros aspectos para mejorar.

Méndez observó en términos políticos la estructura de subsidios y el perjuicio para Tandil que genera el esquema de distribución, lo cual impactará en el valor del boleto en los próximos meses.

“Estamos dispuestos a discutir los proyectos que vayan en dirección a atender todos estos problemas para solucionarlos antes que el sistema colapse”, alertó el concejal.

 

Actualidad y futuro

Por su parte, el concejal del bloque Justicialista, Facundo Llano, acompañó los argumentos de su par de Unidad Ciudadana y en su diagnóstico también reparó en la pérdida de subsidios, en el aumento de los costos, en la necesidad de trabajar en el crecimiento del IPK (índice precio por kilómetro) y en el armado de los nuevos pliegos licitatorios.

Sin embargo, como primer punto expuso en el recinto la falta de referencias a la voluntad política del Ejecutivo de avanzar con la creación de la Sapem para abordar la movilidad urbana en la ciudad. “La gestión no está pensando en la actualidad y futuro del transporte de pasajeros”, y eso lo demuestra que “sólo hablamos de cuánto aumenta el boleto”, cuestionó.

Y en esa línea citó una serie de aspectos que están ausentes en el debate y llamó a hacer una evaluación para poder proponer medidas.

Desde su perspectiva sugirió que el modo de financiar el sistema apuntará a lograr convertirlo en autosustentable. “Hace años que el Concejo Deliberante que lo único que hace es aumentar el precio del boleto”, sin atender las “medidas” a adoptar para poder sostener el transporte.

“Estas acciones y omisiones no hacen más que dejar a la luz que el Ejecutivo no se preocupa por el transporte público de pasajeros”, determinó.

Y para cerrar reclamó una discusión en términos de Estado con “decisión política y herramientas”.

 

 

La nueva escala para los viajes a María Ignacia – Vela y Gardey

Por otro lado, la ordenanza sancionada fijó también el nuevo cuadro tarifario para el servicio de transporte interurbano de pasajeros a la localidad de María Ignacia – Vela de acuerdo a la siguiente escala:

A partir del 1 de abril         140 pesos

A partir del 2 de mayo       150 pesos

y a partir del 1 de julio      160 pesos

 

Para el servicio de transporte interurbano de pasajeros a la localidad de Gardey que brinda la empresa “Transporte General Belgrano SRL”, el ajuste será en dos veces.

A partir del 1 de abril         65 pesos

A partir del 2 de mayo       70 pesos

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario