Trabajadores municipales rechazaron la oferta del Ejecutivo y decretaron un paro por tiempo indeterminado

En el día de ayer, los representantes sindicales sostuvieron un encuentro en la sede del Ministerio de Trabajo de la Provincia con las autoridades comunales, quienes elevaron una nueva oferta salarial del 15 por ciento. La propuesta fue rechazada y los trabajadores decretaron un paro de actividades por tiempo indeterminado. El conflicto llegó a un cuello de botella y se buscan alternativas que ofrezcan una salida satisfactoria para ambas partes.

El Eco

El desacuerdo entre el Municipio y sus empleados tuvo ayer un episodio decisivo que derivó en la determinación de llevar adelante un paro -inicialmente previsto durante un lapso de 72 horas- por tiempo indefinido.

En una audiencia que se celebró al mediodía en la sede local del Ministerio de Trabajo bonaerense, las partes volvieron a reunirse para dialogar, pero la oferta del Ejecutivo no resultó satisfactoria para la contraparte y los representantes gremiales la rechazaron de plano.

De la reunión participaron el secretario de Gobierno, Oscar Teruggi; el subsecretario del área, Miguel Lunghi (h); el director de Recursos Humanos del Municipio, Mauricio Baldovino; el delegado ministerial, Blas Pugliese; el secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales, Roberto Martínez Lastra; la secretaria adjunta, Cecilia Soto; el secretario gremial, David Marconi; y el secretario de organización, Lisandro Martínez Mendieta.

Con anterioridad al encuentro, los trabajadores se concentraron en la sede sindical de la calle Yrigoyen y marcharon, una vez más, por el centro de la ciudad hasta el Palacio Municipal, donde ingresaron al hall con pancartas y bombos para  manifestarse. Acto seguido, se dirigieron a la cartera laboral de Pinto al 500 y permanecieron allí, con un incesante ruido de tambores, hasta el fin de la mesa de negociación.

El rechazo

La oferta rechazada por parte de la cúpula gremial -decisión que posteriormente fue ratificada por los trabajadores que aguardaban afuera del lugar- consistió en un  15 por ciento de incremento, pagadero de la siguiente forma: un 10 por ciento en noviembre, calculado sobre los haberes básicos  de diciembre 2017, y el 5 por ciento restante en enero, sostenido sobre los básicos de octubre de 2018.

Luego de la audiencia, Martínez Lastra salió al encuentro de sus compañeros y los puso al corriente de la propuesta salarial. En una asamblea improvisada en la vía pública  y por amplia mayoría, los empleados defendieron la postura del sindicato y decidieron continuar con la medida de fuerza, en este caso por tiempo indeterminado.

Consultado sobre los pormenores del ofrecimiento, David Marconi en comunicación con este medio, reiteró que la pretensión del sector continúa anclada en lograr el 20 por ciento de aumento y advirtió que la oferta actual presupone una diferencia de 23 puntos por debajo de lo pretendido, al calcularse la fórmula sobre los haberes básicos de 2017.

“Lo irracional está puesto en las políticas macro y microeconómicas que está llevando adelante este gobierno, afecta a los trabajadores, están desalojando a compañeros  esa es la realidad,  irracionales son los salarios que no podemos comer ni asegurar el techo a sus hijos”, manifestó.

El referente efectuó la presentación formal del paro por tiempo indeterminado ante la cartera laboral provincial y anunció que mañana a las 9 se reunirán nuevamente en las oficinas gremiales para determinar las acciones a seguir.

Es preciso recordar que la propuesta salarial anterior -que provocó la medida de fuerza de 72 horas- estipulaba un aumento del 12 por ciento dividido en dos cuotas; un 7 por ciento en noviembre sobre los básicos de marzo 2018, y el otro 5 por ciento en enero sobre los haberes básicos del mes de octubre del corriente.

Las restricciones presupuestarias del Municipio 

En conversación con El Eco de Tandil, el secretario de Gobierno expuso que tienen restricciones del tipo presupuestarias para alcanzar lo que los trabajadores piden, y alegó que deben ser responsables ante eso, “ofrecemos distintas alternativas que se puedan pagar con el mismo dinero que tenemos disponible”.

Por su parte, valoró que la oferta fue superadora porque “aumenta el porcentaje, en vez de un 7 pasa a un 10, pero se referencia sobre básicos más bajos. La propuesta mejora porque se va a alcanzar un 36 por ciento de aumento en total”.

Respecto de las posibilidades que se abren para volver a negociar a partir de este rechazo, el funcionario señaló que lo único que pueden ofrecer son modificaciones que versen sobre lo mismo, pero que van a analizar con el departamento de Economía algunas alternativas que han sido discutidas anteriormente en el seno del Ejecutivo y fueron consideradas de difícil cumplimiento. No obstante, refirió que nunca cerraron una paritaria por decreto  y que por el momento no se evalúa una acción de esa índole para ponerle punto final al problema.

El secretario gubernamental evaluó que los aumentos deben acreditarse a partir de porcentajes y no de sumas fijas, porque de este modo los salarios quedarían muy por debajo de los procesos inflacionarios vigentes. “Entendemos que el porcentaje se puede sostener en el tiempo, el monto fijo  no impacta sobre los salarios básicos” y consideró que esto sería lesivo para los trabajadores.

“Si cerramos el año con un monto fijo, el año que viene podemos percibir que los salarios se incrementaron sólo un 23 por ciento con una inflación superior al 40 por ciento, hay mucha diferencia. Y el monto fijo no  puede  perdurar en el tiempo, porque pasaría a ser una suma remunerativa y tiene sus complicaciones”, profundizó.

Consultado al respecto, reconoció que las arcas comunales percibieron mayores ingresos producto de la coparticipación provincial. “Lo que ocurre es que todo ese incremento que viene es destinado a otras erogaciones para poder prestar los servicios, el presupuesto municipal se depreció igual que los salarios. El municipio se convertiría en una empresa de pago de salarios y no de prestación de servicios. Las gomas aumentaron, el combustible, la ropa del personal, cumplimos con todas nuestras obligaciones, pero pretender que esa mayor coparticipación sea destinada únicamente a salarios no es posible”, aclaró.

El paro y sus consecuencias 

Sobre el impacto de la medida de fuerza en la ciudad, el referente del Gobierno comunal señaló que los servicios se resienten y el más afectado es “el vecino que paga sus impuestos”.

Indicó que todos los sueldos municipales se pagan con los aportes de la comunidad y la coparticipación provincial, y sostuvo que se pretende alcanzar determinados porcentajes que ninguno de los que tributa en el Municipio ha conseguido a  lo largo del año. “Todos los salarios, del sector público y privado, se van a ver depreciados respecto del proceso inflacionario. Nosotros estamos dispuestos a hacer un incremento dentro de nuestras posibilidades”, destacó.

Según la información aportada por las autoridades municipales, el paro registró durante la jornada de ayer un acatamiento del 40 por ciento en la administración central y fue superior al 50 por ciento en los servicios de salud, donde se sintió con más fuerza la medida.

El conflicto parece haber llegado a un punto ciego, ante la imposibilidad del Departamento Ejecutivo local de ofrecer una alternativa distinta y la determinación de los trabajadores de llevar adelante un paro por tiempo indeterminado.

“El conflicto es legítimo, pero para iniciar un proceso de reclamo nos parecía excesivo tres días de paro”, expresó, y añadió que analizarán cómo continuar frente a la decisión adoptada por los empleados de la órbita municipal de no volver a trabajar hasta que no haya una propuesta salarial que esté a la altura de lo que solicitan.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario