Unidad Ciudadana insistirá con la declaración de la emergencia en el ámbito del Consejo Económico

Tras la aprobación de la herramienta, la bancada opositora buscará darle un nuevo impulso al proyecto de ordenanza presentado hace un mes en el Deliberativo. Apunta a que el Ejecutivo “garantice los servicios esenciales a la comunidad y promueva acciones destinadas a evitar, anular o disminuir los efectos provocados por la crisis en la población”.

El Eco

Mientras la resolución para que el Ejecutivo convoque a un Consejo Económico y Social cumple con los pasos correspondientes para su constitución, el bloque de concejales de Unidad Ciudadana encontró allí una posibilidad para darle un nuevo impulso al pedido para declarar la emergencia en la materia.

Este jueves el Concejo Deliberante aprobó por unanimidad la iniciativa impulsada por Facundo Llano (bloque Justicialista) que tiene por objetivo generar un espacio para brindar asistencia en el diagnóstico y monitoreo de la evolución de la situación en materia económica, social y alimentaria.

Tras la sanción, el Ejecutivo deberá convocar a los presidentes de las bancadas legislativas para consensuar un registro de las instituciones que formarán parte de la mesa.

A la par de esas acciones, el espacio presidido por el edil Rogelio Iparraguirre garantizó la presencia en el ámbito que será de participación y debate, bajo la premisa de lograr eco en sus propuestas, y anticipó que propondrá generar un nuevo impulso al proyecto de ordenanza que establece la declaración de la emergencia social y económica en el partido de Tandil.

La iniciativa impulsada por su compañero de bloque Darío Méndez busca que “el Departamento Ejecutivo garantice los servicios esenciales a la comunidad y promueva acciones destinadas a evitar, anular o disminuir los efectos provocados por la crisis en la población”.

Para Unidad Ciudadana el proyecto de resolución sancionado no inhabilita la propuesta de declarar la emergencia sino que además se convierte en el ámbito apropiado para avanzar con este pedido, ya que marcará un punto de partida para iniciar el diagnóstico sobre la situación actual.

Sin embargo, los integrantes de la bancada opositora también encontrarán allí un lugar propicio para insistir con los distintos proyectos presentados en el ámbito legislativo que tengan en su espíritu colaborar en reducir el impacto del contexto actual.

Abordar la crisis

Con “cosas concretas para plantear”, el presidente del bloque de Unidad Ciudadana, Rogelio Iparraguirre, dijo que la constitución de un Consejo Económico y Social es una oportunidad para “volver a apostar, para hacernos escuchar”, y señaló que no se trata de una invitación a pensar el Tandil del próximo milenio, sino a enfocarse en la actualidad, de allí su carácter de transitorio.

Independientemente del consenso entre las distintas fuerzas de acompañar la propuesta, el debate que se suscitó en el recinto durante la sesión fue producto de las diferencias frente a un contexto de crisis “del cual no sólo no escapa Tandil sino que está teniendo ribetes preocupantes”.

Por eso el pedido de emergencia será uno de los aspectos centrales a discutir “el primer día que nos juntemos en la mesa”, anticipó.

Para el edil es de relevancia fijar los parámetros con anticipación al debate para el cumplimiento de las metas que dieron sustento a la creación del espacio. “Así se pondrá en claro la situación por la cual nos estaríamos convocando en torno a esta mesa”, argumentó.

En ese sentido dejó en evidencia la postura del bloque UCR–Cambiemos que, si bien adhirió a la propuesta y acompañó con su voto la parte resolutiva, expresó disconformidad en los considerandos que incorporaba el texto.

La experiencia del Acuerdo del Bicentenario

Frente al antecedente del Acuerdo del Bicentenario, Iparraguirre fue contundente al señalar que “lo último que queremos hacer con nuestra participación en el Consejo Económico es legitimar una foto para que el Intendente parezca que está preocupado y ocupado” en el tema. Por el contrario, “lo que queremos es hacernos escuchar”.

Desde abril que “venimos participando de un espacio que busca pensar al Tandil de la próxima década”, el cual, desde la perspectiva del concejal, se tornó “lisérgico”, en una mezcla entre “risa y pena”.

Y tal cual expuso durante la sesión, que el caso de la Unicen, con el ajuste presupuestario que sufrió, que la crisis no sea un tema a abordar en ese ámbito resulta “inexplicable”, lo mismo que el escenario que atraviesa el sector metalmecánico con el cierre de Metalúrgica Tandil como reflejo. “Pero tampoco aparece el sector fabril, el agro, la juventud, pero sí el sector emprendedor y el plan de arbolado”, deslizó con tono crítico.

Pero además, la molestia se debe a que las iniciativas discutidas en las mesas e impulsadas por los representantes de sectores distintos al Gobierno “no fueron ni mínimamente tenidas en cuenta”.

A ello sumó el disgusto por las declaraciones del intendente Miguel Lunghi, que en dichos vertidos a comienzos del mes pasado acusó a la oposición legislativa de sólo hacer pedidos de informes. “En Tandil, pueden venir a hablar conmigo y yo les explico”, dijo. Sin embargo, no quedó ahí y redobló la apuesta al expresar que “indudablemente, los que hoy deberían estar callados porque han cometido delitos graves, hablan”.

Por eso Iparraguirre enfatizó que mientras la máxima autoridad ratifique sus expresiones “no podemos ocupar una silla en un espacio que se supone que es de diálogo y de búsqueda de consensos”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario