Por qué hay arena en las playas

El Eco

Uno de los destinos favoritos de las personas que se van de vacaciones es una linda playa. No importa si es en el exterior o en la Costa Atlántica, lo que vale es descansar y aprovechar al máximo el paisaje.

Pero más allá de “las olas y el viento y el frío del mar”, uno de los elementos constitutivos de cualquier playa es la arena, la cual se define como un conjunto de fragmentos sueltos de rocas o minerales de pequeñísimo tamaño.

Sin embargo, lo que uno no se pregunta es cuál es el origen de la arena en las playas. Lo primero que hay saber es que toda playa surge debido a la arena que el mar deposita en su orilla, junto a otro tipo de sedimentos atraídos por las olas y que son empujados por el viento.

Por lo tanto, las playas tal y como las conocemos no son otra cosa que la acumulación progresiva de estos elementos durante mucho tiempo.

No hay que dejar de lado que, como todo en la naturaleza, las playas tampoco son eternas ni tienen injerencia humana. Su origen, y especialmente su mantenimiento, viven únicamente de la influencia del medio ambiente sobre estos lugares. Variables como el clima, el viento o las mareas son las que determinan su supervivencia.

En cuanto a los diferentes tipos de arena que se pueden encontrar en las playas, su variedad se debe a factores como la adherencia entre partículas, la humedad del lugar o el movimiento que experimentaron hasta llegar a la orilla. Así es que hay algunas más blancas, otras más oscuras o diferencias de textura entre finas y gruesas.

Por ejemplo, los granos de arena que son muy finos favorecen mucho más la retención del agua. Por otro lado, aquellos que son más redondos cuentan con una mayor adherencia, son capaces de retener menos humedad y se mueven con mayor facilidad, lo que puede derivar incluso en la formación de dunas al final de la playa.

Nota proporcionada por :

  • ElEco

Deja tu comentario