Más de 450 puntos críticos en la ciudad surgieron del Mapeo de los espacios del miedo de las mujeres

Se presentaron los resultados del relevamiento que realizó el grupo “Geógrafas haciendo lugar”. El trabajo comenzó el 8M bajo el lema “Por espacios sin miedo. La calle también es mía”. Las plazas, el Campus y las zonas norte y oeste de la ciudad fueron marcadas como las más vulnerables por las mujeres. Una visión espacial para considerar las problemáticas de género en la ciudad.

El Eco

El grupo “Geógrafas haciendo lugar” dio a conocer los resultados del Mapeo de los espacios del miedo de las mujeres en Tandil en el Centro Cultural Universitario. La actividad se enmarcó a partir del trabajo que comenzó el pasado 8 de marzo (8M) con el lema: “Por espacios sin miedo. La calle también es mía”, respondiendo a la valoración de los saberes populares en la construcción del conocimiento geográfico institucionalizado.

De esta manera se participó de manera colectiva desde el Centro de Investigaciones Geográficas, el Instituto de Geografía, Historia y Ciencias Sociales y la Carrera de Geografía, sumando docentes e incluyendo la participación de alumnas y graduadas en Geografía de la Universidad Nacional del Centro.

La idea fue impulsada a principio de este año por la profesora Diana Lan, referente de los estudios de género desde la perspectiva geográfica, ya que desde esa área se han ido interiorizando hace varios años en como el espacio se va transformando y modificando con respecto a las problemáticas que incumben a las mujeres.

Según manifestó su precursora, “Geógrafas haciendo lugar” surgió como una agrupación comprometida con la lucha feminista y dentro del ámbito de la carrera de Geografía, desde donde establecieron una agenda que tiene que ver con la devolución de los trabajos que iniciaron en el 8M. Allí realizaron un mapeo en las plazas, donde las mujeres dejaron sus marcas de aquellos lugares que percibían como espacios del miedo. Esos trabajos luego se llevaron hacia la Universidad, ya que cuentan con una vertiente académica y otra donde apuntan a recuperar los saberes populares.

Según indicó Diana Lan, el aspecto académico se basa en los estudios de Sonia Vera y Sabina Prado, que hicieron su tesis de licenciatura y tecnicatura respectivamente. Así llegaron a la presentación de los resultados de lo que terminó transformándose en una actividad colectiva, ya que finalmente hoy son 19 geógrafas las que forman parte del grupo.

Más de 400 lugares temerosos

En su tesis, según contó Prado, lo que se trató fue la vinculación para que los saberes de la Universidad lleguen a la sociedad y viceversa. Para lograr comprender a qué se refieren con espacios del miedo, Vera explicó que serían esos lugares que a las mujeres les resultan temerosos cuando circulan por la calle, como determinados sectores de la ciudad que tienen poca luminaria, arboleda, sitios en desuso, un descampado, un baldío, una obra en construcción.

“Nosotras entendemos el espacio como el choque de la diversidad, en la búsqueda de la libertad, por eso hablamos de espacializaciones opresoras donde las mujeres sienten la vulnerabilidad de nuestros derechos”, sostuvo la profesora que estimuló la iniciativa, quien además reveló que luego de presentar la base de datos y resultados, darán lugar a la discusión teórica.

Todo el relevamiento se dio en la ciudad de Tandil, en 14 puntos, dónde las zonas más conflictivas tuvieron que ver con la concentración de población y la franja etaria de las mujeres que respondieron. “Esos puntos, siempre en las cuatro avenidas, donde se dan acosos callejeros o abuso sexual, o tienen lugar robos o arrebatos son por ejemplo las plazas”, describió Lan y advirtió que son cuestiones en las que hay que prestar atención y discutir. También sumó lugares como el campus, donde hay una problemática de género importante que surge en los resultados, como así las zonas norte u oeste de la ciudad, donde aparecen puntos “calientes” que las mujeres han ubicado como lugares donde sienten vulnerabilidad.

De acuerdo a lo manifestado, no es un dato relevante la cantidad de mujeres que aportaron en la recolección de información, sino las señalizaciones que realizaron en el mapa, ya que una misma pudo haber marcado varios espacios. En total sistematizaron 460 registros, que se traducen en la misma cantidad de sitios que perciben como peligrosos.

Ciudad con perspectiva de género

De acuerdo a la descripción, estos primeros resultados tienen que ver más que nada con el proceso técnico que sale de la licenciatura de Vera, a partir del cual se hizo un estudio de sistematización de análisis espacial donde se establecieron lo que denominan “puntos calientes”, con elipses de tendencia o de frecuencia.

“Este trabajo sigue con una publicación para que esté a disponibilidad de todo el mundo y estará colgado en la página del Centro de Investigaciones Geográficas, por supuesto que estamos esperando que alguien nos convoque para pensar una ciudad desde una perspectiva de género”, incentivaron las geógrafas.

“Es importante destacar que la Universidad comienza a tener una vinculación en lo referido a problemáticas de género, que nos permite ver cómo  a partir de la carrera de Geografía nos hacemos cargo de lo que está pasando en Tandil”, subrayó Prado, realzando la importancia de hacerlo público en este momento para advertir que la sociedad y la Universidad están en constante interacción.

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario