D’Alessandro se reunió con el propietario del exPoliclínico en Miami

El Eco

Un nuevo capítulo se abre para la larga y encumbrada historia que tiene al exPoliclínico Ferroviario como protagonista. Y es que desde que su propietario, Edgardo Marín, adquiría entre lágrimas la titularidad del inmueble en el año 2009, varias hipótesis se han tejido sobre la existencia de numerosos dueños del predio ubicado en el corazón de Villa Italia.

Acaso por aquel entonces, pretendía erguirse nuevamente como un centro sanitario hoy, continúa acopiando ruina y desidia, vándalos y roedores.

Pero lejos de que el extremo abandono de sus instalaciones tocara las entrañas del Ejecutivo, fueron los propios vecinos que, cansados de la apatía y la inseguridad, reflotaron y pusieron su preocupación en la agenda legislativa.

En este marco, quien recogió el guante fue el concejal Mauricio D’Alessandro quien pudo, reunión mediante en EE.UU., acercarse al propio Marín para conocer cuál será el destino que tendrá el espacio que hace más de dos décadas se encuentra en franca agonía.

Concretamente el encuentro se efectuó en la ciudad de Miami. D’Alessandro explicó que “primero hay que aclarar que si bien los lotes están subdivididos, Marín asegura le pertenecen en su totalidad”. El concejal dio por tierra de esta manera con las versiones que indicaban que luego de la mensura de los 38 lotes que componen la manzana, algunos de ellos ya tenían nuevo titular.

Precisamente estos argumentos habían tomado fuerza cuando se conocieron declaraciones de la letrada representante de Marín, Luz Alonso, quien había confirmado tiempo atrás que las parcelas se vendían a razón de 50 mil dólares, con plazo de financiamiento de hasta 5 años y que ya existían unos 20 terrenos comprometidos.

“Es ilógico creer que eso fue vendido a particulares porque si fuera así, los propietarios estarían haciéndose cargo cada uno de su espacio y evitarían problemas con los vecinos” argumentó. “De hecho, Marín insiste en que el lugar sigue siendo suyo y por lo que tengo entendido, nadie más se presentó con una escritura”, agregó.

Según refiere el concejal, si bien el titular del inmueble no ha puesto condiciones de venta del predio, cuyo valor de mercado asciende a los 2 millones de dólares, “el hombre manifestó su intención de hacer que Pami compre cápitas contra la construcción de un centro de adultos mayores, adelantando precisamente el valor de las mismas”.
Dicha intención se sustenta en la cantidad de afiliados que el Programa de Asistencia Médica Integral tiene en Tandil. Actualmente unas 22 mil personas están alcanzadas por el sistema y esto representa la posibilidad de que muchos afiliados sean plausibles de acceder a una internación.

Más allá de los potenciales inversores privados y consultado sobre la posibilidad cierta del interés municipal para poder hacerse del inmueble, D’Alessandro sostuvo que “Marín no recibió oferta alguna por parte del Municipio y yo entiendo que al Intendente el tema no le interesa”.

Ciertamente, el edil detalla que la única intervención que llevó a cabo hasta el momento el Ejecutivo local ha sido a través del área competente: “Cortar el pasto y facturar por dicha tarea”.

Por lo que se desprende de los propios dichos de Marín, el edil refiere que más allá del objetivo primigenio de la creación de un centro para adultos, el propietario no descarta una eventual transacción con privados que estén interesados en generar algún tipo de desarrollo comercial o inmobiliario.

“La única condición de venta que tiene es que le paguen y de hecho comentó que mucha interesados le han acercado propuestas”, enfatizó D’Alessandro.

“Yo creo que ese predio no se puede vender como bloque y el mismo propietario advierte que de llevarse adelante un emprendimiento privado que ostente, por ejemplo, la venta de lotes más la edificación de un centro comercial, el valor del mismo se duplicaría”, aseveró.

Vale destacar que para que un proyecto de estas dimensiones sea viable, tendría que estar sujeto a los condicionamientos del Plan de Desarrollo Territorial (PDT) y del convenio urbanístico que requiera.

En síntesis, el concejal detalló que los pasos a seguir en el corto plazo es poner nuevamente el tema en agenda para dar una respuesta concreta a los vecinos. “La solución inmediata es que el Municipio o el propietario se hagan cargo de mantener en condiciones el lugar”.

A mediano plazo, según D’Alessandro, las opciones son más diversas. Pero para ello es necesario que Marín ponga en venta el predio para que pueda ser adquirido por el Municipio, la Provincia, o Pami. Aunque, por supuesto, no descarta que, excepción mediante, se proyecte una inversión inmobiliaria. “El exPoliclínico, se ofrece al mejor postor”, sentenció.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario