El tandilense Víctor Laplace, procesado en la causa por irregularidades en el Incaa

El actor y director tandilense Víctor Laplace, salpicado por el escándalo en el Incaa con ribetes judiciales.

El Eco

Un comunicado del organismo, que está bajo la órbita del Ministerio de Cultura de la Nación, especificó: “El día 11 de mayo de este año comenzó́ a circular una denuncia anónima, en la que se manifestaba que entre enero y abril del año en curso se habrían malversado fondos del Incaa por 6.487.600 pesos en gastos de imprenta originados en requerimientos de la gerencia de relaciones internacionales, y se adjuntaban quince expedientes con las facturas y un listado de funcionarios y proveedores involucrados”.

El comunicado continúa diciendo: “El correo fue remitido de inmediato por las autoridades del Incaa a la Unidad de Transparencia Institucional (UTI) creada por esta gestión para asistir en la implementación de políticas activas de integridad, transparencia, detección y control de hechos de corrupción”, que elevó un informe preliminar verificando la denuncia.

Agrega: “Puntualmente, el informe destaca que se habría realizado gran cantidad de contrataciones directas con el mismo objeto, originadas todas en el mismo sector requirente, en un breve período de tiempo y por montos inferiores a 500.000 pesos, en las que se habría eludido la celebración de licitaciones, sustrayéndolas del control de las autoridades superiores”, que, añade, “eludieron la gerencia de asuntos jurídicos”.

“En virtud de lo dictaminado por esa unidad y la gravedad de los hechos denunciados, se suspendieron los pagos pendientes de ejecución y las órdenes de compra vigentes. Al mismo tiempo, se resolvió abrir actuaciones sumariales para determinar la eventual responsabilidad en que pudieran haber incurrido los funcionarios implicados, a quienes se desplazó de sus funciones”, agrega.

En consecuencia “se decidió aceptar las renuncias del gerente de asuntos internacionales, Bernardo Bergeret, y del gerente de administración, Nicolás Yocca; se rescindió el contrato de la abogada Sandra Menichelli; se suspendió a Alejandro Righini de la coordinación de internacionales y se apartó a Pablo Maggioni del área de compras. Asimismo, se puso en conocimiento de estas irregularidades a la Oficina Anticorrupción”.

El comunicado emitido ayer concluye: “Estas irregularidades ya fueron denunciadas ante la Oficina Anticorrupción. Estamos construyendo un Incaa ágil, capaz de dar respuestas, sostenible y transparente”.

En la esfera judicial

En paralelo, ayer se ventiló por los medios capitalinos que tres presidentes del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa) durante el kirchnerismo fueron procesados por el juez Claudio Bonadío por el delito de defraudación a la administración pública debido al manejo de fondos destinados a subsidios de fomento de la cinematografía.

Jorge Coscia, Jorge Alvarez y Liliana Mazure -ex presidentes del Incaa- fueron procesados en una resolución de más de 300 páginas en la que se determinaron las responsabilidades de más de 60 personas en el caso judicial que comenzó en 2007.

En la causa judicial se investigaron decenas de subsidios conocidos “Terceros J” o “3-J” en referencia al artículo tercero, inciso J, de la Ley de Cine, que permite la entrega de dinero de manera directa por parte de las autoridades del Incaa. En varios de los casos analizados, se detectaron irregularidades en la rendición de cuentas de los gastos de las producciones que se financiaron mediante esos subsidios.

Citaron los medios que Bonadío había indagado a los exfuncionarios que otorgaron los subsidios y también a directivos de productoras cinematográficas (entre ellas la de Laplace), fundaciones y entidades educativas que recibieron los fondos para la realización de las películas.

El magistrado, además de los funcionarios públicos, procesó entre los productores, al exdiputado nacional porteño Julio Raffo y los empresarios Diego Guebel (fundador de Cuatro Cabezas junto a Mario Pergolini), Fernando Sokolowicz (a quien fuera dueño del diario Página/12, le fijaron un embargo por 19.000.000 pesos), y al actor Víctor Laplace, entre otros.

Por la maniobra fueron procesados también el ex rector de la Universidad de San Martín Carlos Ruta, el ex rector de la Universidad de Lomas de Zamora Horacio Gegunde y la rectora de la Universidad Nacional de Lanús Ana Jaramillo.

En tanto el rector de Universidad Nacional de Tres de Febrero Aníbal Jozami y el ex rector de la Universidad de San Martín Daniel Malcom recibieron una falta de mérito.

Peritajes

En el expediente se hicieron dos peritajes contables por parte del Cuerpo de Peritos Contadores de la Corte Suprema de la Nación en los que se determinó que no había un sistema transparente de rendición de los gastos de los films que se hacían mediante los subsidios llamados 3-J. La investigación se hizo originalmente sobre 189 subsidios 3-J, que la presidencia del Incaa otorgaba discrecionalmente para solventar entre el 40 por ciento y 60 por ciento de los costos de algunos films. Quedó demostrado que esos subsidios se daban sin demasiados requisitos y se controlaban poco. Por lo que en algunos casos el Incaa abonó varias veces el costo que se había planteado en el presupuesto de la película.

En la resolución de Bonadío que tuvieron acceso los medios capitalinos señala que “por eso, se deberá tener muy presente que la presidencia del Incaa -responsable en definitiva del mecanismo administrativo y de los controles que correspondía aplicar en resguardo del patrimonio- que estuvo en cabeza de los funcionarios cuya situación hoy se resuelve, decidió durante años entregar (liberar) sumas de dinero hasta completar el total comprometido -y suscribiendo claramente cada entrega dineraria con su puño y letra, tanto en la resolución administrativa como en el pago- omitiendo el control que hubiera permitido, ante los incumplimientos que evidentemente fueron factor común en estas producciones, no liberar la suma que se solicitaba, o restar lo observado de lo que se iba a entregar, o inclusive y si fuera ostensible el desvío en cuestión, dar por terminado el convenio inmediatamente y pedir la restitución de los montos entregados”.

En la resolución se explicó que “justamente aquí se ha visto cómo los presidentes del Incaa fueron firmando convenios, liberando cuotas sin comprobar la aplicación de los gastos por parte de los coproductores y, por fin, procurar enjugar el descontrol puesto de manifiesto no solamente no haciendo nada de lo previsto por el propio convenio para recuperar lo indebidamente rendido, sino que la última en esa cadena asumió como un ‘activo cultural’ lo que en realidad era una pérdida generada a partir de la propia renuncia a recuperar las sumas de dinero a las que el Incaa era acreedor”.

El juez concluyó que “surgieron circunstancias evidentes del trámite de los expedientes analizados, que daban cuenta de falta de control en el manejo de los fondos pero que, teniendo una visión abarcativa y en detalle -tal como fue lograda en esta extensa investigación- significan como consecuencia la producción de daño. Y este daño o perjuicio patrimonial está impregnado en su origen -como ya se ha visto al tratar el aspecto subjetivo del tipo penal de aplicación en el caso de los funcionarios- con la conciencia de los resultados”.

Presencia rumbo al Bicentenario

La última novedad que se había tenido sobre el actor y director tandilense precisamente tiene que ver con el mes pasado, cuando llegó a la ciudad ante la convocatoria del jefe de Gabinete, Julio Elichiribehety, para formar parte de los festejos del 4 de abril, donde se firmó un acuerdo para el 2023, cuando se cumplan los 200 años de la ciudad.

Por otro lado, el Concejo Deliberante, de la mano de su presidente Juan pablo Frolik, le entregó un reconocimiento por hacer su próxima película en Tandil. La misma se llamará “Un mundo de sensaciones” y es una comedia que estará atada a las directivas que brinda el Incaa, ya que el proyecto está aprobado por el Instituto, que lo declaró de interés especial.

“Esto me llena de orgullo, ya que se han hecho muchas películas y otras no, y creo que se va a achicar un poco la cantidad que se hacía, lo que me parece bien. Tal vez haya un cine posible para los jóvenes, los grandes y otro para los que empiezan”, manifestó el director.

Además, resaltó que hizo 80 películas como actor y ya lleva otras siete como director; por lo tanto que también el Concejo Deliberante se lo aprobara por unanimidad le da mucho orgullo y responsabilidad. Agregó que todavía no están estipulados los tiempos ya que no los manejo él, pero esperaba poder filmar antes de fin de año.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario