Una amenaza de bomba dejó sin clases a los alumnos del Colegio de la Sierra

Docentes y alumnos del Colegio de la Sierra fueron evacuados ayer a la mañana a raíz de una amenaza de bomba.

El Eco

Ayer por la mañana una amenaza de bomba en el Colegio de la Sierra obligó a las autoridades a suspender las clases y a evacuar el edificio ubicado en Mitre 338. El llamado ingresó a las 11 al Cuartel Central de Bomberos y alertó sobre la presunta presencia del artefacto explosivo en el interior del establecimiento educativo.

Inmediatamente se presentó en el lugar personal de la comisaría Primera y Sub DDI Tandil que, con la colaboración de bomberos, realizó una inspección del edificio y procedió a la evacuación correspondiente.

A raíz del alerta, se interrumpió el tránsito vehicular en la esquina de Chacabuco y Mitre, por prevención. Los alumnos fueron llevados hasta la Plaza San Martín, ubicada en Mitre y Rivadavia, donde fueron retirados por sus padres.

El establecimiento, en tanto, permaneció cerrado a la espera de los efectivos de la Brigada de Explosivos, con sede operativa en Azul, quienes arribaron pasado el mediodía, recorrieron las instalaciones y ratificaron que se trató de una falsa alarma. Las autoridades educativas decidieron entonces retomar con normalidad las actividades vespertinas.

El llamado

En diálogo con El Eco de Tandil, el jefe del Cuartel Central de Bomberos, Ramón García, confirmó que a las 11 recibieron un llamado anónimo de un masculino al teléfono de emergencias de la dependencia avisando que “en el Colegio de la Sierra iba a explotar una bomba en cinco minutos”.

Inmediatamente dieron aviso a la policía a través del Servicio 101 para que se desplegara el dispositivo previsto en estos casos. En el lugar, trabajó personal de la comisaría Primera y Sub DDI Tandil que, con la colaboración de bomberos, llevó adelante la evacuación del edificio.

“Lo que hacemos nosotros es retransmitir el llamado a la policía para que articule los medios para convocar a los peritos. En esta oportunidad, el personal de guardia del cuartel asistió para colaborar y corroborar que haya salido toda la gente que estaba en el interior del colegio. Del resto, se encargó la policía”, detalló García.

La evacuación

Por su parte, la directora del nivel primario del establecimiento educativo, Liliana Adaro, brindó detalles de lo sucedido, aclaró que no es la primera vez que ocurre y pidió que se investigue para dar con el autor del llamado.

“Cuando recibimos la amenaza evacuamos tanto a nivel primario como secundario hasta la Plaza San Martín. Es algo que ya tenemos ensayado por protocolo, los papás son avisados y se retiran a los chicos de ese lugar”, explicó.

Según contó, fue la primera amenaza que recibieron este año, pero aclaró que en 2017 ya habían recibido “un par” y “el mecanismo es el mismo: el llamado lo reciben los bomberos y son ellos quienes nos avisan que tenemos que evacuar”.

El esclarecimiento

La educadora afirmó luego que en estos casos “uno primeramente tiene que priorizar el bienestar de los alumnos. Por lo tanto, tenés que evacuar el edificio, no podés quedarte adentro, más allá de tu presunción de que esto es una broma de mal gusto”.

Marcó que “el tema está en que encuentren a quien hace esas bromas. Tenemos tanta tecnología en este momento que tenemos que poder usarla para detectar quién es el que se dedica a esta clase de cosas”.

Adaro consideró que “esto debe ser un delito, no puede quedar en lo anecdótico. Hoy eran 500 chicos caminando esas dos cuadras hasta la plaza, nuestros alumnos son un encanto, los papás comprenden, pero la verdad es que esto es un horror”.

Insistió que “en principio priorizamos el cuidado de los chicos, con ellos ya esto está ensayado, saben que no hay peligro y responden muy bien, pero no quita que algún nene se asuste. Los papás están trabajando y además te interrumpen una jornada de trabajo que hasta ese momento era normal e impecable”.

Adaro pidió entonces que “se investigue y que no se vuelva a repetir. En estas cosas entra como una onda de moda que hoy nos tocó a nosotros y que dentro de unos días le toca a otra escuela. El año pasado la verdad es que creo que todos fuimos tocados por esto, es un momento de contratiempo muy desagradable y lo que se está poniendo en juego es el bienestar de menores”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario