Mujer embarazada murió calcinada en su casa y los primeros peritajes descartan un accidente

El Eco

La tragedia de desató ayer en horas de la madrugada en una vivienda ubicada en la esquina de  Vélez Sarsfield  y el pasaje Bassi del barrio 17 de agosto. Una dotación de bomberos llegó al domicilio luego de recibir un llamado a las 2.30 en el que se daba alerta del siniestro. Apenas unos minutos alcanzaron para confirmar la dramática noticia: una joven que estaba embarazada de mellizos,  que vivía allí junto a su hija de cinco años, la actual pareja y un cuñado, falleció calcinada. El resto de los integrantes resultaron ilesos, dado que lograron salir antes que fueran alcanzados por las llamas.

Otros tantos minutos más tarde, una vez sofocado el fuego, la primera impresión de los uniformados resultó singular. La tragedia del siniestro parecía contener otros condimentos. A partir de la escena recorrida, se abrieron grandes interrogantes que motivaron a los bomberos llamar rápidamente a los colegas de la Seccional Primera, máximas autoridades de la Jefatura Distrital y los funcionarios judiciales de la fiscalía en turno.

En efecto, con el paso de las horas las dudas cobraron más conjeturas e hipótesis que motorizaron una batería de diligencias procesales que se fueron sorteando a medida que llegaron los primeros informes oficiales.

Al aguardo del resultado de la autopsia del cuerpo calcinado de la víctima, identificada como Ingrid Escudero, desde la fiscalía se recibió el primer oficio del destacamento de Bomberos, cuyo contenido trascendió en sus conclusiones generales, las cuales descartaron que el foco ígneo se haya producido por un accidente en la instalación eléctrica o la garrafa que la familia utilizaba (también intervino personal de la Usina y de Camuzzi en los peritajes).

Asimismo, el informe redundaría en que el incendio se inició en la cama donde dormía la víctima, lo que conlleva a especular que las llamas nacieron por un acto intencional cuya autoría deberá dilucidarse. Pudo haberse quemado la propia mujer o hubo participación de un tercero.

Cabe consignar otro detalle relevante: la primera impresión de los bomberos fue que el cuerpo calcinado tenía signos de mayor tiempo de afectación que el resto de la casa, lo que robustece aquella idea de que el incendio empezó en la cama donde pernoctaba la víctima.

 

El escenario y las dudas

La escena luctuosa mereció sensibles interrogantes desde las primeras impresiones recogidas en el lugar (además del trabajo de Bomberos y sus peritos en rastros), preguntándose, entre otros acertijos, el por qué los dos hombres y la niña lograron salir del inmueble y no la víctima.

Es que las características de la casa resultan muy particulares para que no pudieran advertirle a la joven madre lo que estaba sucediendo cuando ellos estaban en el mismo espacio. Cabe consignar que la casa en verdad reviste las características de un local comercial. Se trata de un solo ambiente el cual aparentemente estaba dividido por un cortinado donde estaban las camas donde dormían los integrantes de la familia.

De lo que trascendió de la instrucción penal que hasta aquí se caratula “Averiguación de causales de muerte” es que los hombres al ser consultados en medio del siniestro no brindaron claras exposiciones sobre lo que vivenciaron y lo que pudo haber ocurrido. Apenas refirieron que se vieron sorprendidos por las llamas y ante el peligro salieron raudos del hogar, no sin antes intentar buscar agua para ir hacia donde dormía la mujer, pero ya que era demasiado el fuego para arriesgarse.

 

La niña no puede hablar

Sin dudas que el testimonios relevante de la pesquisa versará sobre lo que atestigüe la niña, quien rápidamente fue socorrida y trasladada al Hospital de Niños, donde fue atendida y anoche los profesionales ya resolvían su externación.

Se indicó que la niña no sufrió consecuencias físicas aunque sí claramente psicológicas por lo que un cuerpo de profesionales estaba bajo su contención, desde la órbita del Servicio Local, que por estas horas resolvería la guarda provisoria de la menor, factiblemente a manos de una de las hermanas de la madre fallecida, ya que el padre biológico está radicado en Olavarría y no contaba con mayor contacto con su hija.

En las próximas horas, precisamente los investigadores se abocarían a llamar para su comparendo al entorno de la joven víctima, en pos de definir un contexto que ayude a encontrar explicaciones sobre la vida y convivencia de la familia que protagonizó la terrible tragedia.

Respecto a la niña, trascendió que profesionales y funcionarios judiciales intentaron sondear la posibilidad de tomarle una declaración testimonial, vía Cámara Gesell, empero los mismos especialistas descartaron por ahora dicha diligencia ante su estado emocional.

 

Antecedentes psiquiátricos

También se conoció extraoficialmente desde del Sistema Integrado de Salud que la víctima contaba con antecedentes psiquiátricos que merecieron al menos una internación en 2016, en lo que se presume habría sido un intento de suicidio.

En las últimas horas también se había tomado conocimiento que la actual pareja que zafó de las llamas también contaría con algún antecedente psiquiátrico que ahora los investigadores estaban buscando confirmar.

La palabra de Bomberos

Sobre la tragedia, el jefe del Cuartel Central de Bomberos, Ramón García, informó que “una vecina realizó un llamado notificando que se había producido un incendio en el lugar y en el que había,  presumiblemente, personas atrapadas”.

La velocidad de intervención se dio en escasos minutos debido al corto trayecto que separa la locación con la estación de Bomberos y a que en ese horario, el tráfico vehícular era mínimo.

“Cuando llegamos al domicilio pudimos constatar que había dos personas de sexo masculino, mayores de edad, que habían logrado salir por sus propios medios de la vivienda y que manifestaron que en el interior se encontraban una niña y una mujer atrapadas”, detalló García.

“Se estima que los hombres lograron acceder al exterior a través de la puerta principal de la casa, que estaba abierta de par en par”, añadió.

Inmediatamente el personal de bomberos ingresó al inmueble para localizar e iniciar las tareas de rescate.

Según describió el jefe de Bomberos, mientras se desarrollaban las maniobras una persona logró comunicar a un oficial de policía que realizaba la seguridad perimetral de la zona que la menor de edad había aparecido en perfecto estado de salud y estaba bajo la tutela de una vecina.

“Una vez que supimos que la niña estaba a resguardo, redujimos la búsqueda a la mujer y nos abocamos a las tareas de escombramiento. Controlado el foco ígneo, logramos dar con el cuerpo de una persona que se encontraba fallecida”,  lamentó García.

La víctima, detalló, yacía en el suelo del dormitorio de la vivienda con serios signos de afectación debido a la radiación térmica producida por las llamas.

Personal del SAME atendió al resto de los involucrados en la escena y constató que no revestían heridas ni síntomas de intoxicación.

 

El testimonio de un vecino

Marcos, vecino y locador de la vivienda que habitaba la víctima, describió el momento vivido al desatarse la tragedia. Lamentó la desgracia e hizo hincapié en la buena relación que mantenía con los inquilinos que hace cuatro meses moraban en el lugar.

“Nos tomó por sorpresa, escuchamos gritos y pensamos que había una pelea. Buscamos la manera de asistirlos, y rompimos la puerta de atrás de la casa pero el fuego no nos dejó ingresar”, señaló.

“No sabíamos si había gente dentro de la casa y la verdad es que ahora siento impotencia de no haber podido ayudar porque luego supe que la señora había quedado atrapada entre las llamas”.

En relación a víctima,  relató que Ingrid Escudero trabajaba en un geriátrico y que se encontraba cursando un estado avanzado de embarazo. “Era una chica muy agradable, muy cumplidora  y estaba de 6 o 7 meses”, advirtió.

El vecino comentó además que mientras se desataba el incendio, el cuñado de la víctima, uno de los hombres que pudo salir ileso del lugar,  logró sacar una motocicleta que se encontraba en el interior del domicilio pero que, al ser asistido en esta tarea, un tercero le sustrajo el rodado.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario